Denuncia de obispo repercute con fuerza en prensa paraguaya

Denuncia de obispo repercute con fuerza en prensa paraguaya Asunción, 14 sep .-La denuncia del obispo paraguayo Pablo Cáceres acusando a las fuerzas militares de ejecutar a una familia campesina en el departamento de Concepción, repercutió con gran fuerza en los principales medios de difusión.

Cáceres, vicario general de la diócesis de dicho departamento, desmintió una versión oficial sobre un enfrentamiento el pasado jueves con un grupo armado que opera en la zona el cual supuestamente culminó con dos personas muertas y una mujer gravemente herida.

En entrevistas concedidas a Radio Cardinal y al diario Ultima Hora, reproducidas también por medios televisivos, Cáceres explicó el resultado de sus investigaciones que señalan la ejecución premeditada de la familia de apellido Ovelar cuyos miembros estaban totalmente desarmados.

La operación, elogiada por el ministro del Interior, Francisco de Vargas, y por el propio presidente Horacio Cartes, fué presentada como el ataque militar a una reunión de la alta dirección del llamado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) con miembros de su equipo logístico.

Estuve en la casa de la familia Ovelar, donde ejecutaron a dos personas. No se puede defender lo que hicieron los militares, fue una ejecución abierta, algo que ni se puede explicar, hubo 200 disparos, señaló el religioso en contacto con Radio Cardinal.

Agregó que no se permitió la presencia de miembro alguno de la Fiscalía ni médicos forenses y los heridos fueron trasladados mucho después en una camioneta de las fuerzas armadas, pero durante unas cinco horas estuvieron en el lugar "retorciéndose de dolor".

El vicario puntualizó que conoce muy bien a esa familia a la cual trataron de relacionar con un preso también de apellido Ovelar miembro del EPP y la calificó de trabajadora, sin vínculo alguno con ese grupo armado.

No es cierta la versión de que los campesinos respondieron al fuego pues no tenían ni un cuchillo para defenderse, las evidencias fueron plantadas y es una vergüenza para las fuerzas armadas lo ocurrido, pues se trató de un vil montaje, señaló textualmente.

El obispo Cáceres negó que defendiera al EPP y calificó de detestable la violencia, pero aseguró la población de la zona, militarizada desde hace meses, tiene más miedo de la Fuerza de Tarea Conjunta de militares y policías allí acantonada que de los irregulares.

Enfiló sus baterías contra el presidente Cartes, quien visitó Concepción este viernes, por su felicitación pública "a las gloriosas Fuerzas Armadas" y dijo que debió reconocer el error cometido por ellas.

Admitió finalmente haber recibido amenazas y temer por su vida pero ratificó que continuará realizando su labor en la zona.

El informe con la investigación hecha por el vicario se elevó a la Conferencia Episcopal para su consideración y toma de posición, anunció el noticiero principal de la televisión local. (PL)