Mega-concierto ratifica compromiso de cubanos con causas nobles

Mega-concierto ratifica compromiso de cubanos con causas noblesLa Habana, 2 mar .- Un multitudinario concierto de marcada cubanía ratificó hoy el compromiso de los cubanos con las causas nobles, que asumen sin perder su irrefrenable alegría.

Esta vez se trató del regreso al país de Fernando González, uno de los cinco antiterroristas cubanos presos desde 1998 en Estados Unidos, por recopilar información para proteger a su pueblo.

González es el segundo de Los Cinco, como se les conoce en las campañas mundiales por su excarcelación, que ha salido de prisión, después de René González.

Aún quedan Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, por cuyo regreso seguirán luchando los cubanos, como ratificaron en el concierto de este sábado, que convocó a artistas de primer nivel.

Canciones cargadas de fuerte simbolismo, bien arriba, amenizaron una noche de pura fiesta ante la escalinata de la bicentenaria Universidad de La Habana, sede frecuente de este tipo de conciertos.

David Blanco abrió con caña rockera en "La tierra prometida", una canción muy significativa sobre la libertad, y sobre alguien que no tiene nada, pero confía en si mismo y lucha por vencer.

Un comienzo bien arriba atenuado luego por el trovador Vicente Feliú, quien cantó un poema de Antonio Guerrero, musicalizado por el fallecido sonero cubano Polo Montañez.

La trova siguió con Eduardo Sosa, el agudo Tony Ávila y Gerardo Alfonso, quien cantó dos verdaderos himnos que dejaron de ser suyos para ser de Cuba: "Son los sueños todavía" y "Sábanas blancas".

"Cantando Sábanas blancas, una canción de amor a La Habana, y de cómo moriría de amor y de ganas si la vida me desterrara a un rincón de la Tierra, sentí la emoción de Fernando por su regreso a casa", dijo Alfono a Prensa Latina.

"A veces uno compone una canción tan simple que es polisémica, y es el caso de esta, que la hice hace casi 20 años, y parece escrita para esta ocasión", agregó el cantautor.

Luego vino un momento electrizante, cuando Alexander Abreu con su orquesta Habana De Primera interpretaron el tema "Me dicen Cuba", una descarnada y emotiva declaración de amor a su país y su cultura.

"Cubano soy, mis raíces las defiendo con la vida", cantó Abreu, un músico fuera de serie y revolucionario en varios sentidos, que dio paso Yoruba Andabo, con su versión en rumba de "El necio".

"La montamos hace varios años, pero la escogimos hoy porque es una canción muy profunda, muy cubana, la interpretamos el pasado añó en el Carneige Hall de New York, y fue un éxito", dijo a Prensa Latina el director de Yoruba Andabo, Giovanni del Pino.

Para cerrar la noche, el llamado Tren de la Salsa Cubana, los Van Van, orquesta con casi cinco décadas haciendo la crónica de este país y sus canciones imposibles de escuchar con pasividad.

"La verdad llegó con él, Fernando ya llegó", cantaron los Van Van y tocaron fibras sensibles de una familia que vuelve a reunirse tras 15 años de separación, y que auguran una fiesta más apoteósica aún cuando los Cinco estén todos, de nuevo, de vuelta a casa. (PL)