Comer lo que nos gusta ayuda a evitar la depresión

Comer lo que nos gusta ayuda a evitar la depresión Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, indica que el sabor dulce no es el único motivo por el cual en los momentos de estrés acudimos a un helado o a una barra de chocolate.

Preferir alimentos grasos no deriva solo de la experiencia placentera de comerlos, sino también de señales puntuales que registra el cerebro al recibir grasa.

Los científicos pasaron música lúgubre y mostraron imágenes tristes a un grupo de 12 participantes y luego, para evitar estimulación sensorial, a la mitad de los sujetos les inyectaron ácidos grasos directamente en el estómago, sin que lo supieran, mientras el resto recibió solución salina.

Comparado con los colaboradores que recibieron la solución salina, los resultados mostraron que los demás estaban la mitad de tristes.

Aunque el estudio tiene implicaciones para la obesidad, la depresión y los desórdenes alimenticios, se necesitan más exploraciones para determinar si los hallazgos tendrían valor en el tratamiento de las enfermedades.

(Redacción Informativa de Radio Rebelde)