Concluyó en La Habana Asamblea de Consejo Latinoamericano de Iglesias

Concluyó en La Habana Asamblea de Consejo Latinoamericano de Iglesias La Habana, 26 may .- La VI Asamblea General del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) concluyó sus sesiones aquí, tras adoptar la Carta Pastoral de La Habana y elegir a su nueva Junta Directiva, que preside el pastor argentino Felipe Adolf.

En declaraciones a Prensa Latina, Adolf, quien oficia en Ecuador, dijo que la reunión "resultó fundamental porque nos da mandatos muy claros para trabajar con las iglesias y su incidencia en la sociedad".

Apuntó que la Asamblea General del CLAI se reúne cada seis años para evaluar el trabajo y proyectarse al futuro. "En esos lapsos cambian las coyunturas", indicó.

"Ahora, por ejemplo, tenemos las pláticas en Cuba para la paz en Colombia y tenemos la esperanza cierta de que pare la guerra", subrayó.

"Para el CLAI era muy importante reunirse en Cuba, que padece el bloqueo, y queríamos tener el gesto concreto de venir a expresar nuestra solidaridad", enfatizó.

Tambien en declaraciones a Prensa Latina, el obispo Julio Murray, presidente saliente del CLAI, recordó que la cita en la capital cubana debió posponerse porque los fondos para el evento estaban congelados en Estados Unidos.

Sin embargo -expresó- el trabajo de las iglesias y la solidaridad permitió que esos recursos incluso crecieran para la realización de esta VI Asamblea General.

Murray encomió el trabajo de las iglesias protestantes cubanas y la colaboración de diversas instituciones locales para el éxito del evento.

En la nueva Junta Directiva del CLAI fueron electos representantes regionales de Puerto Rico, Cuba, Nicaragua, Honduras, Argentina, Paraguay, Brasil, Costa Rica y Panamá.

La Carta Pastoral de La Habana fija posiciones sobre temas de actualidad como la condena del bloqueo a Cuba, así como el rechazo a las detenciones ilegales y la práctica de torturas en la base que Estados Unidos mantiene en Guantánamo.

Subraya el apoyo a los procesos integracionistas en América Latina, expresados en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión de Naciones Suramericanas.

Critica la "mercantilización de la naturaleza por las transnacionales y condena la "interferencia por parte de los medios de comunicación y el capital internacional" en la profundización del proceso democrático del pueblo venezolano.

Clama por la autodeterminación del pueblo boricua y la liberación del luchador independentista Oscar López Rivera, así como por negociaciones entre Gran Bretaña y Argentina sobre la soberanía de las Malvinas, entre otros temas. (PL)