Sesiona en Cuba congreso de ginecología y obstetricia

La Habana, 8 may. – Salud sexual y reproductiva, infecciones de transmisión sexual, medicina materno-fetal y perinatal, entre otros temas destacan en la agenda científica del XV Congreso de la Sociedad Cubana de Ginecología y Obstetricia, que sesiona hoy en esta capital.

Reconocidos expertos de Cuba, Canadá, España, México, Venezuela, Panamá y República Dominicana, participan en el evento, en el que también se abordarán aspectos relacionados con la fecundidad, planificación familiar, morbilidad y mortalidad materna, ultrasonografía, oncología ginecológica, climaterio y menopausia.

Un jurado compuesto por profesionales del más alto nivel científico, otorgará el Premio "Eusebio Hernández" al mejor trabajo de investigación del foro, que incluye certificado oficial, publicación de una versión del estudio en la Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, y la invitación e inscripción gratuita al próximo Congreso para el primer autor.

Una exposición científico-comercial estará abierta para que empresas, firmas y laboratorios especializados puedan exponer equipamientos, medicamentos, materiales y literatura afines con la temática.

Las mujeres, especialmente aquellas que viven en países en vías de desarrollo, sufren de forma desproporcionada de embarazos no deseados, complicaciones durante el embarazo y el parto y enfermedades de transmisión sexual incluyendo el VIH, violencia sexual y de género, y otros problemas relacionados a la salud reproductiva.

La carga que supone un estado de salud débil es aún mayor entre ciertos grupos, como refugiadas, desplazadas internas, inmigrantes y trabajadoras del sexo.

De ahí la necesidad de redoblar esfuerzos para enfatizar en la responsabilidad compartida con los hombres y promocionar su participación en la salud sexual y reproductiva de las compañeras. Además, introducir servicios adaptados a los jóvenes en sus programas, ya que los adolescentes tienen necesidades médicas específicas según su edad, sexo, educación y estado civil.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año, 358 mil mujeres mueren durante el embarazo o el parto, la mayoría debido a la escasez de personal competente en la prestación de atención de rutina o de emergencia.

Algunos países de Asia sudoriental o del Norte de África, con una elevada mortalidad materna y neonatal, han registrado progresos en la prestación de atención competente a las mujeres durante el embarazo y el parto.

Sin embargo, en el África subsahariana, una de cada 22 mujeres corre riesgo de morir durante esta etapa en algún momento de su vida, cuando en las naciones desarrolladas esa proporción es de una de cada ocho mil.(PL)