Destacan en Cuba importancia del movimiento progresista en EE.UU.

La Habana, 26 dic. – Resulta importante que el movimiento progresista en Estados Unidos se fortalezca para influir en las decisiones gubernamentales sobre varios asuntos, específicamente con respecto a Cuba, afirmó el presidente de la brigada Antonio Maceo, Andrés Gómez.

En declaraciones a Prensa Latina, el titular del grupo de solidaridad con Cuba radicado en territorio norteamericano sustentó su afirmación en que el gobierno estadounidense mantiene una política de agresión permanente contra el país caribeño.

Washington promueve el terrorismo de estado contra esta isla y apoya la política de genocidio, continuó, por eso es tan necesaria la contrapartida del movimiento solidario y antimperialista.

Gómez se refirió también a la inclusión de Cuba en una lista de países terroristas que elabora Estados Unidos y la calificó como una mentira grotesca.

La brigada Antonio Maceo fue fundada hace 35 años para apoyar desde territorio estadounidense la causa cubana, y por estos días algunos de sus integrantes visitan la mayor de las Antillas.

De acuerdo con su presidente, el grupo continúa su trabajo solidario enfocado en la lucha contra el terrorismo promovido desde territorio norteamericano, contra el bloqueo a la isla mantenido por ese gobierno desde hace más de medio siglo, y a favor de la liberación de los cinco cubanos antiterroristas retenidos allá.

En 1998, René González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Fernando González fueron detenidos por investigar grupos terroristas que desde Miami planean acciones contra el pueblo cubano.

Otro asunto destacado por Gómez es la labor que realizan para esclarecer y hacer justicia en torno al asesinato de Carlos Muñiz Varela hace 33 años, fundador de la brigada y miembro de su comité nacional cuyo homicidio continúa impune.

El brigadista también abordó la reciente reelección del presidente norteamericano Barack Obama y destacó las trasformaciones en el comportamiento de los votantes en el estado de la Florida, el cual concentra la mayor parte de la emigración cubana.

El 47 por ciento de los cubanos residentes en esa región votó a favor del demócrata Obama, un 10 por ciento por encima de los que lo hicieron en las elecciones de 2008.

A juicio de Gómez, esa tendencia va a influir en la manera en que se percibe la importancia política de la Florida en los últimos 20 o 30 años, pues tradicionalmente se tenía este estado como incondicional de la extrema derecha norteamericana.

El cambio se debe, explicó, a las modificaciones demográficos de la emigración Miami, pues los emigrados en los 60 y los 70, que tenía una posición más hostil contra el proceso revolucionario cubano, ya son menos del dos por ciento de los residentes en Miami, al tiempo que sus descendientes tienen visiones diferentes de las de sus padres.

Asimismo, continuó, la inmensa mayoría de los nacidos en Cuba que habitan hoy el sur de la Florida llegaron allá después de 1980, y son una emigración con una postura distinta a aquella que la precedió.(PL)