Elecciones en Cuba, pleno ejercicio de un derecho y un deber cívico

Elecciones en Cuba, pleno ejercicio de un derecho y un deber cívico Alrededor de ocho millones y medio de cubanos acudirán a las urnas el próximo domingo 21 de octubre, y el día 28 donde sea necesaria una segunda vuelta para elegir a los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Para tal fin se constituyeron en toda la nación más de 29 mil 500 mesas electorales, las cuales cuentan con los medios necesarios y el personal capacitado para orientar a los votantes y garantizar la práctica de ese ejercicio democrático.

También fueron previstas, y probadas, las variantes para asegurar la transmisión de los resultados de los escrutinios, incluso desde las zonas más apartadas o de difícil acceso, y en condiciones meteorológicas adversas.

Por estos días los ciudadanos en edad electoral y con capacidad para ejercer ese derecho, estudian las biografías de los candidatos propuestos en asambleas populares efectuadas durante el pasado mes de septiembre, para elegir a quienes desean que los represente ante esa instancia de gobierno.

También se exponen en lugares públicos las listas de votantes con el objetivo de que la población tenga la posibilidad de impugnar cualquier error u omisión que detecte en ellas, lo cual podrá hacerse, en esta ocasión, hasta el mismo día del sufragio.

Ese despliegue, empleo de recursos, y el esfuerzo de las centenares de miles de personas involucradas en la preparación y aseguramiento de estos comicios tiene un solo objetivo: garantizar el derecho constitucional del ejercicio al sufragio directo, secreto y consciente de los electores.

Pero el conocimiento de las características y capacidades de los candidatos es determinante para efectuar una elección acertada.

Antes de marcar la boleta debemos valorar cuál de ellos tiene mayor voluntad y capacidad para contribuir a solucionar los problemas de la comunidad, teniendo en cuenta que este no asumirá un rol administrativo (no reparte recursos), sino que será encargado de fiscalizar y controlar el desarrollo eficiente de las actividades económicas y de servicios en su circunscripción.

Quienes resulten electos participarán, por un período de dos años y medio, en la toma de importantes decisiones de gobierno a nivel local y, eventualmente, podrán ser electos para asumir la presidencia de la Asamblea Municipal.

De entre estos delegados saldrá hasta el 50 % de los candidatos a integrar las asambleas provinciales y el Parlamento.

La convocatoria es, por tanto, a participar masiva y conscientemente el domingo en este ejercicio democrático desde las primeras horas de la mañana, cuando abrirán los colegios, para elegir a quienes mejor puedan representarnos en el órgano municipal de gobierno. (Por Ernesto Vera Mellado/AIN).