Nuevas trabas de EE.UU. contra antiterroristas cubanos

La Habana, 13 jul . –Nuevas trabas de EE.UU. contra antiterroristas cubanos La Fiscalía de La Florida rechazó una moción presentada por la defensa de cinco antiterroristas cubanos condenados en Estados Unidos, postura que activistas consideran un nuevo obstáculo del Gobierno norteamericano al proceso legal para liberarlos.

El pasado 6 de junio, Martin Garbus, abogado de Gerardo Hernández, solicitó a Washington documentos relacionados con el pago a periodistas para realizar una campaña negativa antes y durante el juicio contra los Cinco, como se conoce en el mundo a los antiterroristas detenidos en 1998.

Un mes después, la fiscalía envió a la corte de Miami su negativa a considerar la moción, lo que representa un nuevo freno para un proceso legal cuyas numerosas irregularidades han sido denunciadas a nivel internacional.

Tanto Gerardo Hernández como Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González, se encontraban en Estados Unidos para prevenir las acciones contra Cuba de grupos violentos radicados en la Florida, en el sur de ese país.

Gerardo, Fernando, Antonio y Ramón continúan en prisión, mientras René cumple tres años de "libertad supervisada" en la nación norteña, después de más de 13 años de encierro.

En el recurso, uno de los últimos pasos legales del caso, se apeló al procedimiento de "discovery" para posibilitar el acceso a materiales no revelados durante el proceso, en el cual le fueron impuestas penas de hasta doble cadena perpetua más 15 años, en el caso de Gerardo.

Luego de presentarse la moción, Garbus explicó a periodistas que se trataba de un argumento completamente nuevo y único, con el que se pretende la anulación de las condenas.

Tras denunciar que el Gobierno de Estados Unidos pagó a periodistas para crear un clima adverso contra los Cinco en la Florida, el jurista manifestó que legalmente Washington no estaba autorizado a hacerlo, pues convirtió a los reporteros en agentes pagados.

La solicitud de "discovery" incluye a 84 individuos vinculados con la cobertura de prensa del caso, siete estaciones de televisión y 13 de radio, las cuales pretendieron crear lo que en 2005 el panel de la Corte de Apelaciones describió como "una tormenta perfecta de prejuicios y hostilidad".

En su oposición al recurso presentado, el Gobierno estadounidense argumentó que los hechos esgrimidos por la defensa no son tales y por tanto no resulta necesario procurar más información para esclarecerlos.

De acuerdo con el sitio digital Antiterroristas.cu, la negativa le dice a la propia jueza Joan Lenard que la denuncia sobre la conducta de los periodistas, reconocida por ella misma durante el juicio, no es más que una teoría conspirativa y una especulación generalizada.

En su escrito, la Fiscalía advierte que podría recurrir a "privilegios ejecutivos" y a la Ley de Protección de la Información Clasificada para no acceder a la petición, lo cual equivale a admitir su voluntad de seguir ocultando y manipulando las pruebas, manifestó el sitio operado por activistas. La moción rechazada por la Fiscalía es parte de la apelación colateral iniciada en junio de 2010, basada en el derecho del peticionante y sus compañeros de conocer el alcance de la campaña de publicidad financiada por Washington para asegurar que fueran declarados culpables.

Todos los intentos son válidos para confirmar el papel del Gobierno de Estados Unidos en la campaña mediática contra los Cinco, apuntó Garbus ante una pregunta de Prensa Latina sobre el procedimiento y las expectativas en torno al mismo.

En aquel momento, el jurista declaró que en caso de un fallo adverso para la moción en curso, preveían llevar el reclamo al Onceno Circuito de Apelaciones de Atlanta y a la Corte Suprema, de ser necesario.

La negativa en cuestión del Gobierno norteamericano no es la única, considerando su oposición a revelar imágenes satelitales del 24 de febrero de 1996, evidencias clave para desmontar acusaciones contra Gerardo basadas en el cargo de conspiración para cometer asesinato en primer grado.

Ese día, Cuba derribó dos aeronaves de la organización contrarrevolucionaria Hermanos al rescate que sobrevolaron su espacio aéreo, pero Washington se niega a divulgar imágenes satelitales que ratificarían el derribo en territorio de la isla, argumentando para su negativa "cuestiones de seguridad nacional".

Por su parte, la Cancillería cubana denunció la víspera una nueva arbitrariedad de las autoridades de Estados Unidos contra el proceso legal de Gerardo, pues tanto Garbus como funcionarios de la isla autorizados a visitarlo con fines legales y consulares, fueron imposibilitados de

hacerlo.

Los hechos ocurrieron bajo el supuesto argumento de que el memorando del Jefe de la prisión de Victorville, en California, en el cual se aprobaba el ingreso de los visitantes al centro penitenciario, no estaba disponible en la recepción.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, se trata de una maniobra obstruccionista de las autoridades norteamericanas dirigida a entorpecer el proceso de apelación del prisionero, al privarlo de uno de los pocos derechos que tiene como recluso en Estados Unidos.

De acuerdo con activistas y grupos de solidaridad cabe preguntarse a qué le teme el Gobierno norteamericano con sus sistemáticos obstáculos en el proceso contra los cinco cubanos.

Por qué no permite que los Cinco, y particularmente Gerardo, que cumple dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión, puedan disponer de toda la información necesaria para defenderse de condenas tan injustas y absurdas como las que les fueron impuestas, cuestionó el sitio Antiterroristas.cu.(PL)