Dedican al Caribe inicio de Boleros de Oro en Guantánamo

Guantánamo, 29 jun. – Un exquisito recital a tres voces, dedicado a compositores del Caribe, inauguró el capítulo guantanamero del Festival Internacional Boleros de Oro, consagrado al rescate y difusión del género más romántico de la cancionística cubana y latinoamericana.

Este jueves, en la céntrica Sala de Conciertos abrió la gala para orgullo del público local la destacada vocalista de esta ciudad Paula Villalón, quien en 2007 se alzó con el Gran Premio Boleros de Oro, ocasión en la cual los críticos la catalogaron como una revelación de la canción cubana.
   
Las interpretaciones de la popular vocalista volvieron a mostrar su valía, y tras ser ovacionada subió a escenario otra coterránea, Lina Zamora, quien también brilló con su estilo, y reservó el cierre a la invitada especial, Anaís Abreu, una de las principales exponentes del bolero en la Isla.
   
Considerada por muchos una diva cubana moderna, y poseedora de cálida voz de variados matices, la camagüeyana Abreu es asidua a eventos de este tipo en Guantánamo, donde cuenta un bien ganado público que la sigue en sus presentaciones.
   
El repertorio general de la velada incluyó cerca de una veintena de hermosísimas piezas de compositores de la talla del mexicano Vicente Garrido, y los cubanos María Teresa Vera, Martha Valdés, Descemer Bueno y Pablo Milanés.
   
La acogedora ambientación de la Sala y el acompañamiento musical, dirigido por el joven Adalberto Suárez, completaron el éxito del espectáculo, que coronó con sostenidos aplausos del auditorio.
   
Este concierto de tres voces femeninas, es solo el preámbulo de otras dos jornadas en Guantánamo para exaltar al bolero, que comprenderán una descarga vespertina hoy viernes, y una gala el sábado para honrar al compositor cubano César Portillo de la Luz, a quien está dedicado este año el evento.
   
En las calles de esta región oriental se percibe el espíritu del Festival Boleros de Oro, que desde sus 24 ediciones tiene sede principal en La Habana, y se extiende a otras ciudades del país.
   
La cita se creó en 1986 por iniciativa del músico cubano José Loyola, y prevé mantener la continuidad de esa expresión musical que, según memorias históricas, inició su curso con el tema Tristeza, del santiaguero Pepe Sánchez, a quien se le atribuye ser el primer cantor del romántico género con dimensión universal. (AIN)