Importante donación japonesa al Tratado contra ensayos nucleares

Naciones Unidas, 27 feb.- La Comisión del Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares (CTBT) anunció hoy que recibió una donación japonesa de 730 mil dólares para ampliar la capacidad de monitoreo de la dispersión de radiactividad en la atmósfera. La contribución del gobierno nipón aumentará la efectividad del trabajo de seguimiento de ese tipo de emisiones, tanto para la detección de su origen como para pronosticar su posible trayectoria, explicó el secretario ejecutivo del CTBT, Tibor Tóth.

Según un reporte difundido este lunes en la sede la ONU en Nueva York, el aporte japonés ayudará a financiar la mitad del costo de una nueva computadora y base de datos para cálculos de monitoreo.

Ese sistema de vigilancia desempeñó un papel importante durante el desastre nuclear de la planta de Fukushima en marzo del año pasado y además mantiene estrecha cooperación con la Organización Meteorológica Mundial.

El CTBT proscribe todas las explosiones nucleares y cuenta con un régimen de monitoreo para su cumplimiento, compuesto por estaciones que detectan pruebas en el océano, bajo tierra y en la atmósfera.

Ese esquema internacional de seguimiento tiene hasta ahora 285 instalaciones (de 337 previstas) en 85 países.

Según datos de la ONU, en la actualidad existen 23 mil 300 artefactos nucleares en todo el mundo, casi la mitad de ellos listos para ser empleados.

El Tratado fue abierto a la firma en 1996 y hasta ahora ha sido suscrito por 182 países y ratificado por 157, pero no entra en vigor hasta que reciba la ratificación de ocho Estados incluidos en el llamado Anexo-2.

Se trata de Egipto, China, India, República Popular Democrática de Corea, Irán, Israel, Pakistán y Estados Unidos, cuya incorporación al pacto es indispensable para que sea efectivo.

En un inicio, esa relación abarcaba a los 36 países que participaron en las negociaciones del texto y entonces eran poseedores de armas nucleares o de reactores de investigación. (PL)