Revolución energética cubana contrarresta efectos de huracanes

La Habana 18 sep (PL) La revolución energética iniciada en Cuba en 2005 hizo posible amortiguar los efectos de los huracanes Gustav e Ike, los cuales arremetieron contra la infraestructura del sistema electroenergético nacional.

 Un balance de la Unión Eléctrica Nacional indicó que los daños en este sector fueron severos al caerse 146 torres de 220 kilovatios y 87 de 110 kilovatios.

Ricardo González, directivo de la Unión Eléctrica de Cuba (UEC), declaró vía telefónica a Prensa Latina que la estrategia trazada en el contexto de la revolución energética contribuyó al restablecimiento acelerado del servicio eléctrico.

Los grupos electrógenos –subrayó- jugaron un papel decisivo al garantizar la vitalidad de hospitales, policlínicas, panaderías, estaciones de bombeo y de los centros de elaboración de alimentos, entre otros objetivos socioeconómicos.

Más de un 88 por ciento de la población cuenta con servicio eléctrico, y en los lugares donde no llega la energía del sistema electroenergético nacional, funcionan los grupos electrógenos.

En la occidental provincia de Pinar del Río existen afectaciones desde hace tres semanas, pero los objetivos importantes para la población son vitalizados con microsistemas aislados de generación, argumentó.

De igual manera –aseveró- se procedió en el municipio especial Isla de la Juventud, donde se montaron cuatro microsistemas y luego se enviaron 10 más, los cuales fueron desplegados en distintas localidades.

En la zona oriental de país con el paso del huracán Ike, las líneas de transmisión que llegaban a ese territorio de la nación se cayeron, pero se mantuvo funcionando con un sistema, integrado por más de 100 grupos electrógenos sincronizados.

Explicó que en el país se organizaron 70 microsistemas eléctricos con los grupos electrógenos. Esto significó un cambio cualitativo en la estrategia de la UEC a la hora de solucionar las averías de la red, agregó.

Esta vez –puntualizó González – arreglar la línea que conduce la electricidad a una zona no era prioridad, fue necesario para ganar tiempo reparar la red de distribución interna de los poblados.

De esta manera, dijo, se creaban las condiciones para instalar el grupo electrógeno y brindar servicio de inmediato, añadió el funcionario, quien adelantó que se proseguiría la instalación de las baterías de grupos electrógenos.

En 2006, como parte de la estrategia de la revolución energética, se implementó el Programa de Rehabilitación de Redes (PRR), el cual posibilitó cambiar 140 mil postes y reducir los daños provocados por los huracanes Gustav e Ike, informó.

González destacó la importancia –en el contexto de la revolución energética- de la adquisición de autos especializados que hacen el trabajo más ágil, eficiente y con menos gastos de combustible.

Contar con este parque –aseguró- permitió la movilidad de las fuerzas necesarias que hoy apoyan a las provincias más afectadas por Gustav e Ike.