Vigente discurso de Fidel por ataques del 11 de septiembre de 2001

Vigente discurso de Fidel por ataques del 11 de septiembre de 2001La Habana, 9 sep .- El vaticinio del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, de que el mundo no tiene salvación si no sigue una línea pacífica, cobra vigencia hoy a una década del suceso del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Durante un discurso pronunciado en 2001, a raíz de los ataques contra las Torres Gemelas, de Nueva York,y al Pentágono, en Washington, que ocasionaron más de tres mil muertos, Fidel Castro equiparó los hechos a una tragedia.

El mundo no tiene salvación si no sigue una línea de paz y de cooperación internacional, expresó en el discurso algunos de cuyos fragmentos fueron publicados por el diario Granma.

En aras del bienestar del pueblo norteamericano, señaló, sugerimos a los que dirigen el poderoso imperio que sean serenos, que actúen con ecuanimidad, no se dejen arrastrar por raptos de ira o de odio, ni se lancen a cazar gente lanzando bombas.

El camino no es la guerra, manifestó Fidel Castro, al tiempo que opinó que ninguno de los actuales problemas del mundo se puede resolver por la fuerza.

Mostró respaldo al pueblo norteamericano y manifestó la disposición de los cubanos de cooperar, en la medida de sus posibilidades, con las instituciones sanitarias y de carácter médico o humanitario de ese país, en la atención, cuidado y rehabilitación de las víctimas.

Fidel Castro reiteró la posición de Cuba contra toda acción terrorista. "No es posible olvidar que nuestro pueblo ha sido víctima durante más de 40 años de tales acciones, promovidas desde el propio territorio de Estados Unidos", señaló.

Tanto por razones históricas como por principios éticos, dijo, el gobierno de nuestro país rechaza y condena los ataques cometidos contra las mencionadas instalaciones y expresa sus más sinceras condolencias al pueblo norteamericano por las pérdidas de vidas humanas.

Estados Unidos es el país que tiene el mayor número de grupos extremistas organizados y 400 de ellos están armados, insistió.

Posiblemente vengan días peligrosos para el mundo, no estoy hablando de Cuba. Cuba es el país que más tranquilo está en el mundo, por diversas causas: por nuestra política, por nuestras formas de lucha, por nuestra doctrina, nuestra ética, y, además, por la ausencia total de temor, expresó.

Nada nos inquieta, nada nos intimida. Sería muy difícil fabricar una calumnia contra Cuba, no lo creería ni el que la inventara y patentizara, es muy difícil; y Cuba no es hoy cualquier cosa en el mundo, tiene una posición moral muy grande y una posición política muy sólida.

Reiteró que ninguno de los problemas del mundo, ni el del terrorismo, se pueden resolver por la fuerza. Solo la razón, la política inteligente de buscar la fuerza del consenso y la opinión pública internacional puede arrancar de raíz el problema.

Creo, concluyó Fidel Castro, que este hecho tan insólito debiera servir para crear la lucha internacional contra el terrorismo; que se resuelve poniendo fin, entre otras cosas, al terrorismo de Estado y otras formas repulsivas de matar. (PL)