Unasur: Oportuno blindaje ante la crisis

Unasur: Oportuno blindaje ante la crisisCon la puesta en marcha de un Plan de Acción de seis puntos, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) buscará blindar a la región contra los efectos derivados de la nueva crisis internacional que estremece a Europa y Estados Unidos. La decisión fue adoptada aquí la pasada semana en la primera reunión del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, que resolvió además crear tres grupos de trabajo para consensuar distintos tipos de medidas y someterlas luego a la consideración de la próxima Cumbre de Presidentes, con sede en Paraguay.

Presidido por el ministro argentino de Economía, Amado Boudou, el flamante órgano instó a trabajar para viabilizar medidas de cooperación técnica en lo atinente al manejo y movilización de las reservas internacionales.

En ese sentido, recomendó "impulsar la posibilidad de expansión del Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y de su adaptación al nuevo contexto, para potenciarlo como instrumento de toda la región".

Ello, sin descartar el análisis de la puesta en marcha de un fondo de reservas, o de otros instrumentos que puedan cumplir similar función.

El uso de monedas del área para cursar las transacciones comerciales intra-regionales como forma de incentivar la profundización de los procesos de integración, fue también contemplado en el documento, que aconseja implementar mecanismos de financiamiento al comercio, con especial atención a las asimetrías existentes entre los países miembros de la Unasur.

Del mismo modo, el Plan de Acción recomienda la reevaluación del Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos ALADI e invita a evaluar la iniciativa Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre) u otros sistemas de compensación y unidad de cuenta regional para cursar transacciones.

Destaca asimismo el acuerdo de los países suscriptores del convenio constitutivo del Banco del Sur para acelerar su lanzamiento, "conscientes de la necesidad de contar con instrumentos de financiación de largo plazo".

Estos, además, invitan al resto de los países de la Unasur a sumarse a la iniciativa con el propósito de consolidar el proceso de integración regional, la cohesión social y la soberanía económica y financiera.

La creación del Banco del Sur fue avalada ya por los mandatarios de Unasur, pero todavía debe ser cumplimentada a nivel legislativo por varios países, pues su puesta en funcionamiento requiere la aprobación de los distintos parlamentos.

En Argentina, el estatuto del Banco del Sur fue aprobado el mes pasado por el Senado y espera su tratamiento en Diputados. Del resto de los siete países involucrados en el proyecto, hasta el momento ratificaron el convenio Ecuador y Venezuela, que representan un 34,3 por ciento del capital.

Bolivia inició también los trámites de ratificación legislativa, mientras en Brasil y Uruguay los procesos vienen más lentos, según precisó aquí la Cancillería.

Por otra parte, el Consejo Suramericano de Economía y Finanzas asumió el compromiso de fortalecer a la Corporación Andina de Fomento (CAF), "cuyo objetivo principal es promover la integración, el desarrollo y la inclusión social".

Finalmente, llamó a incentivar el comercio intra-regional mutuamente beneficioso y a confluir hacia la complementación socio-productiva basada en la cooperación, el aprovechamiento de las capacidades y potencialidades del área, el uso sustentable de los recursos naturales y la generación de empleos.

UN PASO HISTORICO EN BUENOS AIRES

Presente aquí durante las deliberaciones del Consejo, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, catalogó la instalación del nuevo órgano como "un paso histórico de la región que se está dando en Buenos Aires".

Subrayó que durante el encuentro se dejaron escuchar manifestaciones "muy duras y claras" sobre el agotamiento del sistema capitalista del norte y la necesidad de ir tomando un camino propio suramericano.

Vamos hacia la construcción de mecanismos para el fortalecimiento de la economía productiva y para desengancharnos de los vaivenes del dólar, que se impuso hace 40 años, anticipó.

Con relación al Fondo Latinoamericano de Reservas, el jefe de la diplomacia venezolana recordó que Suramérica dispone en la actualidad de 570 mil millones de dólares de reservas, por lo que "si sólo un porcentaje viniera a integrar dicho fondo, tendríamos gran capacidad para el desarrollo de la región".

Por su parte, y en conferencia de prensa al término del encuentro, Boudou celebró que el texto aprobado pone de manifiesto "la solidez y el buen momento de nuestras economías" y la voluntad de los países del bloque de seguir trabajando juntos para dar respuestas a este momento de turbulencias.

Una semana antes, en Lima, el propio titular argentino de Economía había dicho que en un mundo que genera incertidumbres, los países de la Unasur pueden mostrar certezas, dar respuestas económicas, técnicas, y también políticas "para seguir generando convergencias y consolidar esta etapa de crecimiento".

La creación del Consejo -sostuvo por su lado la secretaria general de Unasur, María Emma Mejía- es un proyecto irreversible de integración suramericana.

Presente en la reunión, la ex canciller colombiana destacó asimismo la "decisión clarísima de fortalecer" el comercio inter-regional, que hoy alcanza los 120 mil millones de dólares.

Atentas al histórico acontecimiento y al diseño de una nueva ingeniería financiera regional, un centenar de organizaciones sociales reclamaron al Consejo "una integración regional que sirva a los derechos de la población".

En un petitorio difundido aquí, sugirieron además a los ministros de Economía y titulares de los bancos centrales ayudar a proteger el patrimonio y la riqueza generada en la región de la acción depredadora, especulativa y saqueadora protagonizada desde el centro del sistema económico-político.

El texto, suscrito entre otros por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, la Alianza Social Continental y el Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, consideró además "imprescindible" superar la demora en la creación del Banco del Sur.

Del mismo modo, respaldó las iniciativas del flamante Consejo enfiladas al control coordinado de los movimientos especulativos de capitales, la creación de un sistema regional de reservas y la protección de los derechos económicos y sociales de la población, como eje de la integración productiva y comercial.

Por último, reclamó una auditoría integral de las deudas, como han hecho algunos países de la región, "para poner fin a los crímenes y la impunidad del poder financiero que hoy está haciendo tambalear a los países centrales, pero desde hace cuatro décadas viene determinando la vida y muerte de nuestros pueblos".

Por Moisés Pérez Mok. Corresponsal de Prensa Latina en Argentina.