Wikileaks y la tergiversación mediática sobre Cuba

Wikileaks y la tergiversación mediática sobre Cuba La Habana, 4 dic. – Wikileaks tiene dos mil 80 cables enviados al Departamento de Estado norteamericano desde la Oficina de Intereses en La Habana y otras embajadas, y sólo aparece uno publicado sobre Cuba y de manera tergiversada, informó Cubadebate.

Sus filtraciones se producen en el sitio a cuentagotas, la web vive bajo acoso legal y cibernético y ha recibido al menos dos asaltos a sus servidores, según el editorial de referido sitio.

Uno de los ataques fue superior a 10 gigabytes por segundo, equivalente al embate simultáneo de millones de computadoras.

Pero los cinco medios que divulgaron a la vez los documentos filtrados, entre estos el diario español El País, tenían en sus manos sin censura y desde mucho antes del domingo -día en que se destapó el "cablegate"- toda la información que Wikileaks obtuvo a través de sus fuentes, puntualizó.

El editorial de Cubadebate se cuestiona por qué solo divulgaron un cable fechado desde La Habana, dónde están los otros dos mil 79 despachos, por qué los titulares reflejan como hechos inobjetables ciertas evaluaciones sobre Cuba realizadas por diplomáticos-espías desde terceros países, mientras se silencian otras de mayor valor periodístico.

Aclaró que de los dos mil 80 cables que tiene El País con referencia a la isla, el diario español ha publicado una línea de uno de esos despachos, diluida entre referencias a Cuba sacadas de otros informes de las embajadas norteamericanas en Caracas y en Bogotá.

Esa única línea pertenece a un reporte fechado el 27 de febrero de 2009 y firmado por Jonathan Farrar, jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), abundó el texto.

Se trata, destacó, de lo que el Departamento de Estado llama un SEPQ ("Cuestionario sobre el Perfil del Clima de Seguridad"), de la primavera de 2009 en Cuba.

Dicho formulario, dilucidó Cubadebate, lo llenan rutinariamente los embajadores de Estados Unidos en todo el mundo, detalle omitido por El País.

La nota dijo que Wikileaks filtró otros cuestionarios SEPQ contestados desde diferentes embajadas, en tanto cuestionó qué dice El País del solitario y doblemente filtrado informe.

Aseguró que "la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana reconoce la eficacia de la policía (cubana) persiguiendo a "terroristas", como llama a los disidentes".

Pero, al periódico lo único que le interesa es criminalizar al gobierno cubano. No se molesta en verificar si es cierto que aquí se le diga "terroristas" a los "disidentes" y no advierte a sus lectores que ellos son los destinatarios de millonarias partidas públicas que consigna Washington para fabricar y financiar a la oposición en la Isla, algo que sí matiza el Jefe de la SINA en su informe.

Lo que silencia El País es cómo el Jefe de la SINA reconoció la estabilidad y seguridad que gozan los diplomáticos norteamericanos en Cuba, donde "no hay condiciones para un macro conflicto", y añadió "no hay terrorismo local", "no hay grupos terroristas locales" y "no hay grupos terroristas antinorteamericanos".

De insólito catalogó Cubadebate tal reconocimiento, si se tiene en cuenta que Estados Unidos ha puesto a Cuba en todas las listas negras, incluida la de los países terroristas.

Sí se reconoce, además, que los diplomáticos norteamericanos viven a salto de mata en buena parte de las naciones del llamado Tercer Mundo, donde no suelen ser bienvenidos.

Mencionó otras consideraciones del informe, tales como que las manifestaciones (frente a la Oficina de Intereses) son organizadas por el gobierno de Cuba o por lo menos cuentan con su aprobación.

Periódicamente, Cuba organiza manifestaciones en la Tribuna Antiimperialista, pero generalmente son para conmemorar fechas históricas cubanas y no son de naturaleza estrictamente antinorteamericana, insistió.

La protección policial de la SINA está garantizada por la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) y la entidad de seguridad SEPSA, pues Cuba tiene personal preparado para proteger a la SINA en caso de ser necesario, señaló.

El informe especificó que la Dirección de Inteligencia y Contrainteligencia son servicios profesionales, capaces y altamente efectivos en la penetración de redes en la Isla y en la persecución de individuos que consideran terroristas.

Fuentes confiables reportan la presencia de miembros del Ejército de Liberación Nacional, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y ETA en La Habana, pero es muy poco probable que desarrollen operaciones terroristas en el territorio cubano, parte ignorada en los despachos y tampoco se habla de que los miembros de esos grupos llegaron a la Isla tras el acuerdo con los gobiernos respectivos.

Cuba no permite que representantes de otros gobiernos acreditados realicen labores de inteligencia o terrorista contra Estados Unidos desde el territorio cubano, esclareció.

Aseveró que en el cuerpo diplomático se considera que el gobierno cubano trata de evitar darle a Estados Unidos pretextos para realizar operaciones antiterroristas contra Cuba, alegó, ni hay condiciones para un macro conflicto. No hay terrorismo local y no hay grupos terroristas locales, ni antinorteamericanos.

Esclareció que la tenencia de armas entre la población está controlada y es muy poco probable el uso de armas de fuego.

Entonces, concluyó Cubadebate, cuál es el milagro de que un despacho casi halagador hacia Cuba del Jefe de la SINA es traducido como todo lo contrario, por qué quienes repiten la versión de El País ni se molestan en leer la fuente original, por qué cuando se trata de Cuba cierta prensa ni siquiera apela a un mínimo de sentido común, bajo qué peripecia censuran hasta al más disciplinado de los funcionarios norteamericanos cuando se refiere objetivamente a Cuba.(PL)