Terrorismo: dolor y muerte al más puro estilo yanqui

Terrorismo: dolor y muerte al más puro estilo yanquiSanta Cruz del Sur, 6 oct.- Cuando se habla de terrorismo, vienen a nuestra mente imágenes espeluznantes de sabotajes, en especial de aquellos que han dejado como saldo víctimas humanas. Mas no son solo estas, las acciones marcadas con el sello del terror “Made in USA”. En el territorio de Santa Cruz del Sur, el más austral de la provincia de Camagüey, la contrarrevolución interna, aupada por la CIA, en los primeros años del triunfo revolucionario pretendió sembrar dolor y muerte al más puro estilo yanqui.

Aprovechando las propicias condiciones geográficas y económicas de la zona – costas con manglares, cayerías y grandes extensiones cultivadas con caña – se fraguaron planes para realizar desembarcos de armas, infiltrar agentes, propiciar salidas ilegales a bandidos del Escambray, quemar cañaverales, viviendas de simpatizantes del gobierno de Fidel Castro e instalaciones estatales como escuelas y tiendas.

Las organizaciones contrarrevolucionarias fueron responsables de 34 incendios en caña, en la zafra 1962-1963, 4 escuelas, 1 Tienda del Pueblo, 2 cochiqueras, 1 casa particular y un tiroteo a la posta de una cooperativa.

Gracias a la acción mancomunada de milicianos, seguridad del estado y la colaboración del pueblo, no hubo gran cantidad de víctimas por estos sucesos, pero hasta hoy lamentamos la muerte de un compatriota, asesinado en una cooperativa de la cual era administrador, por elementos que tenían como propósito robarse una avioneta. En este hecho también resultaron heridas otras cinco personas.

Por eso saludamos la iniciativa del gobierno de Cuba de establecer cada 6 de octubre, fecha en que ocurriera la voladura de un avión cubano en pleno vuelo – crimen impune hasta hoy -, como Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado.

Exigimos que se haga justicia, que caiga con todo su peso sobre los culpables de este y otros hechos repudiables. Que se ponga en libertad a René González, Fernando González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, cinco luchadores contra el terrorismo, prisioneros en Estados Unidos desde hace más de 12 años.

Que Estados Unidos deje de hacer listicas de países terroristas, mucho menos de inscribir en ellas a aquellos que como Cuba, condenan y luchan por eliminar este ignominioso flagelo de la faz del planeta. (Iliana Pérez Lara/ Radio Santa Cruz)