En museo sureño inauguran muestra del mes sobre Ferias Ganaderas

En museo sureño inauguran muestra del mes sobre Ferias GanaderasUna variada presentación sobre Ferias Ganaderas que tuvieron lugar en este territorio hasta los primeros años del triunfo de la Revolución, es la muestra que este mes exhibe el museo local, como parte de su programación en saludo a los cumpleaños 48 y 49 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la Organización de Pioneros José Martí (OPJM).

La apertura tuvo lugar en con la presencia de estudiantes y educadores de la Escuela Primaria Fabricio Ojeda, los que recibieron una amplia explicación por parte de la Licenciada Sibelis Celidor García, Directora de la institución.

Se pueden apreciar fotos, documentos y objetos relacionados con el evento ganadero, que conjuntamente con el del municipio Guáimaro, ganaron fama en toda la Isla, por la calidad de los animales que se exhibían y la exquisita organización de sus bailes, comidas,  y elección del reinado, los que resultaban de mucha atracción.

La visita a esta exhibición del santacruceño Rufo Hernández Cañete, nos dio la posibilidad de obtener información valiosa. Su padre Rufo Hernández López estaba entre los miembros del Patronato organizador.

“Estas Ferias comienzan a tener lugar aquí en el 1948, después de las de Guáimaro. Se recaudaban fondos por la donaciones de los principales comerciantes, iniciándose la construcción de los primeros kioscos”.

Este tipo de manifestación se realizaba antes de empezar sus moliendas los centrales azucareros Santa Martha (hoy Cándido González) y Macareño (hoy Haití). “Se efectuaban también exposiciones avícolas e industriales, por eso se nombraba Feria
Ganadera, Avícola e Industrial”.

La ganadería era la parte predominante. Los campesinos estaban diseminados en las tierras desde San Pedro hasta el río Sevilla en el central Francisco (hoy Amancio Rodríguez). Había necesidad de hacer algo para demostrar el valor que tenían estos animales, “por eso surge este tipo de presentación”, destaca Rufo Hernández.

Para elegir a la muchacha que resultaba ser la reina no era determinante su belleza, tal condición la definía la cantidad de dinero que entregaba, “la primera en coronarse fue Elsa Aguilar, quien fue esposa de un abogado nombrado Regino Suárez Izaguirre”.

Con las ganancias que se obtenían se les pagaba a los obreros que repararan las instalaciones, “más otro tanto que se robaban los que metían la mano directamente en la masa. Se construyeron los ranchos Buena Ventura, Guaicanamar y Playa Bonita, donde se podía comer y bailar bastante”.

“Recuerdo que en dos ocasiones obtuve premios, en una primera oportunidad presenté una gallina Braman Colorada, y me dieron los 15 pesos que me gané, pero en la segunda vuelta cuando llevé una gallina Plimouth Roy, el dinero prometido no lo vi jamás”. 

Rufo nos revela que los ganaderos más poderosos por estos predios resultaron: Los Martínez, Los Febles, Los Brao, Casildo López y Los Meneses. Venían otros de Camagüey como Federico Castellanos, César González y Justo La O. “Ellos mostraban los del tipo Cebú, Santa Gertrudis, Bronsuí y el mestizo criollo”.

Antes de finalizar su expresivo diálogo, nuestro entrevistado, nos quiso relatar una breve anécdota, que los más viejos en esta localidad todavía recuerdan. En esos certámenes no faltaban las maldades criollas.

“Mira, no quiero ser más extensivo, pero debo comentar que en el poblado rural Gonzalo de Quesada, había un hombre que se llamaba Villones Pacheco, tenía 5 caballerías de tierras, lo estimularon y llevó a una de las Ferias su vaquita Tula, era imposible que pudiese competir con las razas de alta calidad que allí había, sólo le dieron diploma y moña amarilla, imagínate como se puso”.

Santiago SantaCruz (Cronista Unión de Historiadores)
Cortesía para Radio Santa Cruz