Reconocidos representantes del deporte mundial protestan contra la segregación racial

La Habana, 8 jun.- Tras el asesinato en Estados Unidos del afroamericano George Floyd a manos de un policía, el mundo del deporte también levanta su voz e hinca la rodilla como símbolo de protesta contra la violencia y la segregación racial.

“No puedo respirar”, repitió varias veces, sin fuerzas, Floyd, cuando su cuello era apretado por la crueldad. La frase deviene ahora cántico de beligerancia de estelares como el baloncestista LeBron James, el piloto Lewis Hamilton o los futbolistas Neymar Jr., Kylian Mbappé, Jadon Sancho, Paul Pogba, Achraf Hakimi, entre otros.

Los reclamos cobran vida en calles y plataformas virtuales, en América y Europa, en barrios ricos y pobres; los espacios pierden importancia ante la magnitud de los argumentos.

“¿Lo entienden ahora o aún lo tenéis borroso?”, escribió The King James en Twitter; mientras en el césped del mítico estadio de Anfield Road, la plantilla del club inglés Liverpool imitó la pose (arrodillado) de Colin Kaepernick, aquel jugador de fútbol americano que en 2016 convirtió su imagen en emblema de la lucha contra el racismo en Estados Unidos.

Detenido, esposado, presionado. George murió de forma humillante y es esa la afrenta que otorga poder a quienes como el mítico Michael Jordan descargan la furia contenida y repiten miles de veces el hashtag #JusticeForGeorge en busca de encontrar respuestas a acciones indignas, inimaginables y reales, al mismo tiempo.

“Profundamente entristecido, realmente dolorido y totalmente enojado. Veo y siento el dolor, la indignación y la frustración de todos”, afirmó Jordan en una carta abierta para dejar clara su postura. “Ya hemos tenido suficiente; mi corazón está con la familia de George Floyd”, subrayó Su Majestad.

La vida sigue: Minneapolis arde y la rabia de la ciudad brota; Lebron entrena para regresar a las canchas; Jordan todavía alardea de la serie The Last Dance; Kaepernick no tiene contrato profesional por ser leal a sus principios; Liverpool anhela ganar la Premier League; y Floyd está en la memoria de quienes exigen y pelean en el camino hacia la equidad, sin distinciones. (Texto y fotos: PL)