Ratifica López Obrador cumbre presidencial antiinflacionaria

Ciudad de México, 30 mar.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó hoy la realización de una cumbre presidencial antiinflacionaria el próximo 5 de abril con homólogos de una decena de países latinoamericanos y caribeños.
En su conferencia de prensa matutina diaria, en el contexto de la ceremonia de cambio de dirección en el Consejo de la Comunicación integrada por empresarios, el mandatario abordó el tema de la inflación, la cual mediatiza los logros económicos y sociales que se reportan en México, como el aumento salarial y el crecimiento económico.

En ese sentido anunció que la vídeo-conferencia dentro de menos de una semana con presidentes y primeros ministros de la región, será un marco para intercambiar ideas acerca de la compra y venta de productos, en particular de alimentos que es donde más golpea la inflación.

Explicó «que la idea es comprar y vender alimentos, ayudarnos a que no falte el abasto de algo tan importante que no tenemos en las cantidades suficientes y se han encarecido».

López Obrador consideró que la inflación se expresa en tres sectores básicos a partir de los cuales ejerce una influencia negativa: 1) los energéticos, los cuales prevé que van a seguir aumentando de precios, en especial la gasolina, 2) alimentos y 3) mercancías en general, y sobre eso trabajarán los jefes de Estado y Gobierno.

En el caso de los alimentos la situación es complicada y puso como ejemplo que en Estados Unidos (que no participa en la cumbre pus solo es de los países al sur del río Bravo) ya ellos bajaron la gasolina, pero no los alimentos, y el objetivo de la cumbre es que no haya más carestías.

Recordó que desde hace cuatro años en México se aumenta el salario mínimo con el acuerdo de los trabajadores y, por eso, los incrementos se adoptaron por consenso, y la mayoría de los empresarios ayudaron. No ha sido por decreto sino por los representantes de los obreros y el Gobierno, dijo.

Eso ha permitido, agregó, que se desmorone el mito de que si sube el salario mínimo o el medio se disparaba la inflación, lo que no es cierto como se observa en esta crisis de ahora cuyos orígenes se conocen.

Por el contrario, el aumento salarial ayuda a los trabajadores, incrementa el gasto social, el consumo interno, y eso ayuda a la gente, y que haya más ingreso también es tranquilidad, estabilidad política y paz social, afirmó.

(Tomado de Prensa Latina)