Producción de oxígeno: Cuando el zapato aprieta, aparecen las soluciones

Los trabajadores de la planta de sorbitol de Florida, única de su tipo en el país, andan felices tras cumplir el encargo de echar a andar el compresor de la planta de oxígeno de esa industria, sin funcionar desde hacía 17 años por problemas técnicos.

El déficit de ese gas industrial para asumir reparaciones de los centrales azucareros y el creciente aumento de consumo de oxígeno medicinal para enfrentar la COVID-19, obligaron a directivos de la Empresa Azucarera Camagüey a trasladarse a Florida con la máxima de buscar una solución.

Relató Heriberto Bermejo, director de industria, que para vencer la compleja situación de inoperancia del compresor de oxígeno, seleccionaron un equipo líder con conocimientos de diseño y construcción de elementos de máquinas, reparaciones de compresores, ajustes mecánicos y de fabricación y recuperación de piezas de repuesto en los talleres de maquinado.

Mecánicos e innovadores de Sorbitol, del central Argentina, y de los talleres 60 Aniversario, de la rama ferroviaria, baluarte de cooperación del sector en Florida, tensaron sus esfuerzos con la contribución, además, del personal de la Sucursal Zeti, de la Empresa de Servicios Técnicos e Industriales, unidad de apoyo a la industria azucarera.

Foto: Juan Mendoza Medina/ Radio Cadena Agramonte.

Además del compresor, el gasómetro y el electrolizador estaban también dentro de las revisiones a ejecutar como parte del sistema fabril de producir el gas industrial, con preferencia el oxígeno medicinal.

El 21 de agosto marcó el momento cumbre de la obra que algunos califican de hazaña. Ese día se produjeron 21 cilindros de oxígeno medicinal, cifra en ascenso con el decursar de las jornadas hasta el 24, cuando lograron 96 unidades con los niveles de pureza exigidos para el uso humano.

Ello fue confirmado luego de pruebas de cromatografía de gases efectuadas en La Habana, aseguró a la Agencia Cubana de Noticias Francisco Pol Fis, director de la UEB Ignacio Agramonte.

Sorbitol tiene el compromiso de asegurar diariamente alrededor de 100 cilindros a Azumat, empresa comercializadora de Azcuba que los entrega a Gases Industriales para su distribución a partir de las prioridades.

En declaraciones a la radio provincial, William Peláez Sardiñas, mecánico de la institución, dijo que el costo aproximado de ese medio es de 91 000 pesos, mientras su devolución a la vida útil, algo que parecía una utopía, fue posible por el afán de enfrentar las dificultades, fruto de las enseñanzas del Comandante en Jefe.

La tecnología de producción del gas medicinal en esta industria floridana parte del fraccionamiento de las moléculas de agua a través de un proceso electrolítico que asegura la separación de estas en hidrógeno, el cual se emplea en la elaboración de sorbitol, y en oxígeno con aplicación en el sector de salud y en fines industriales.

De esta lección de empeño e integración son muchas las lecturas a tomar en cuenta por las estructuras administrativas a nivel local y a instancia nacional, pues ante nuestra pregunta de por qué hubo que esperar tanto tiempo para la recuperación del compresor, ningún directivo de la industria ni del sector azucarero en la provincia ofreció un argumento convincente, fuera de que un equipo “del país” lo había  dictaminado sin solución.

(Cubadebate, tomado de Adelante)