Nonagenario músico santacruceño no concibe vivir sin su trompeta

Junio, 2021.- Para él una jarana bien dicha, tararear un tema musical, narrar anécdotas locales y sonreírle al destino, su gran pentagrama, lo hace sentir la energía necesaria y el optimismo rejuvenecedor. “Pero si me prohíben tocar la trompeta moriría al instante”, manifestó campechano Manfredo Couto Pavón.

 

En uno de los locales del antiguo ayuntamiento de la demarcación santacruceña, actual escuela primaria Fabricio Ojeda, el segundo de los hermanos en nacer, con sólo 12 años, aprendió clases de teoría y solfeo con el maestro Guillermo Jesús Cortina.

 

“Con el conocimiento necesario, evocó, me fue entregado un clarinete”. Mientras que a sus hermanos Aida, Pepe y Manolín, el citado educador les confió otros instrumentos musicales. “En ese aprendizaje había otras personas. Todos éramos muy jóvenes”.

 

Transcurría el año 1942, sin embargo, los funestos estragos causados por el huracán del 9 de noviembre de 1932 estaban bien presentes. El fenómeno atmosférico causó la muerte de cientos de pobladores, entre los cuales fallecieron los integrantes de la primera Banda de Conciertos.

 

Luego de reiterados ensayos los miembros de la nueva institución cultural salieron al escenario público en la procesión del 3 de mayo del siguiente calendario. La invitación la recibieron del párroco de la iglesia católica local. Durante su paso por las principales arterias Cortina dirigía a sus alumnos, quienes interpretaron la marcha Tres Pasos.

 

Con el decursar del tiempo otros tuvieron la responsabilidad de tomar la batuta. “Te puedo mencionar algunos de los nombres que recuerdo, Agapito Moré, De los Ríos y Ángel Álvarez Acosta.

 

Luego se encargaron de continuar el quehacer los maestros Juan Sotomayor Llópiz, Ernesto Couto Martínez, mi hijo, David Entenza Vila y actualmente Bertila Moya Villafaña”, declaró motivado el entrevistado.

 

Manfredo Couto Pavón, aún a los noventa noviembres, integra la centenaria Banda Municipal de Conciertos de Santa Cruz del Sur. “Ha sido mi escuela, la posibilidad de transmitirles mis modestos conocimientos a los nuevos músicos.

 

Por causa de la COVID-19 no estamos ensayando pero muy pronto podremos hacerlo, de eso estoy seguro. Volveré acompañado de mi trompeta. Desde ella, mi gran compañera, late mi corazón”, expresó apasionado.

Tomado de la página en Facebook de Cultura Scs