Ingeniosa iniciativa en Buenos Aires en tiempos de Covid-19

Buenos Aires, 14 abr.- Una Mafalda con tapabocas, sentada en su habitual banco de San Telmo en una solitaria ciudad, imagen que se repite con varias estatuas, llama a generar consciencia sobre la necesidad de usar nasobucos en tiempos de Covid-19.

Este lunes, a 25 días de aislamiento social y con unas cifras de contagios que siguen en aumento, el Gobierno porteño decidió fomentar esta iniciativa de colocar a los más populares monumentos y personajes de historietas asentados en varios lugares un tapabocas.

Así como Mafalda y sus amigos Susanita y Manolito, también Isidoro Cañones posa hoy con un barbijo de color azul, también las estatuas en bronce que reposan en la conocida costanera sur de la capital, donde se ve la efigie del exbasquetbolista Emanuel Ginóbili, entre otros, con una bufanda convertida en cubrebocas.

Y es que la iniciativa coincide con la decisión del gobierno local de que a partir de esta semana será obligatorio portar los barbijos en locales comerciales, oficinas de atención al público y en el transporte urbano de pasajeros.

El que intente romper la norma, pagara bien alto las consecuencias, con multas que van desde los 10 mil hasta los 80 mil pesos, o sea desde 153 hasta más de mil 200 dólares, mientras que los locales comerciales que incumplan serán clausurados.

Varias son las medidas tomadas por el Gobierno porteño y otras localidades del país para hacer frente a una pandemia que en Argentina ya suma más de dos mil casos de contagios, 96 muertos y 500 recuperados.

Muchos en sus hogares ponen a prueba su capacidad frente a una máquina de coser y crean sus propios barbijos que luego utilizan en las salidas cortas a supermercados, en tanto otros se las ingenian con cualquier cosa que pueda protegerlos en las calles, desde máscaras hechas con pomos plásticos hasta trajes de nylon. Todo para evitar el contagio.