El Madrid gana 5 a 0 al Deportivo en estreno de Zidane como técnico

Como se podía esperar, los jugadores blancos se sumaron a la causa del cambio y decidieron que el estreno de Zidane tenía que estar a la altura de lo que se merece una leyenda del fútbol y, con Cristiano a la cabeza, pusieron su máximo empeño para que así fuera.

En espera de compromisos más peliagudos, el equipo dejó muestras de lo que quiere ser con el nuevo librillo. Hasta que sentenció, que fue pronto, se le vio con ganas de tener el balón, realizar circulaciones más largas, darle más pausa al juego… y sobre todo recuperó el poder exterior de sus laterales.

Tras lo visto ayer puede que Carvajal le haya quitado el puesto a Danilo. Tanto defensiva como ofensivamente mostró más que el brasileño en todos los partidos anteriores.

Con todo sentenciado, el juego ya fue más directo y buscó más acciones de contraataque.

Juego colectivo: tres o cuatro líneas escalonadas

El dibujo desde el principio hasta el final fue el mismo que con Benítez y Ancelotti, aunque el estilo se pareciera más al que ejecutaba con el italiano. Un 1-4-3-3 que se mantenía meridiano en el balance defensivo y se convertía en un 1-2-2-2-4 en fase ofensivo. Llamaba la atención el escalonamiento de los jugadores con la posesión. Formaban tres y hasta cuatro líneas que facilitaban el juego asociativo al existir más líneas de pase. Los tres cambios, naturales, no tuvieron ninguna influencia en el dibujo.

Juego defensivo: siete atrás y la BBC a su aire

En relación al pasado, el cambio más relevante fue que a la hora de defender el equipo mantenía su posicionamiento de salida. No formaba dos líneas de cuatro y descolgaba dos hombres arriba. Desconozco cuáles serían las órdenes de Zidane al respecto, pero la BBC defendió lo justo. Se limitaba a acompañar en el repliegue. Rara vez ninguno de ellos se metió como cuarto centrocampista.

Isco era quien más desgaste realizaba. Pasaba de su posición casi de delantero cuando el equipo tenía el balón a juntarse con Modric y Kroos a la hora de defender. Dos líneas muy juntas. La zaga alta y los tres volantes por delante muy cerrados. Siete por detrás del balón.

Juego en el medio: Modric-Kroos a la misma altura

Kroos y Modric, casi siempre a la misma altura, eran los encargados de la salida del balón. Ponían la pausa. La salida natural de sus pases eran las bandas, donde Carvajal y Marcelo se incorporaban por delante de ellos.

La presencia del croata constantemente al lado del alemán facilitó las circulaciones largas de balón y le dieron pausa al juego, sobre todo a raíz de estar por delante en el marcador. Isco se movía entre ellos y los tres teóricos delanteros. Tan pronto se pegaba a la banda izquierda, como aparecía por el centro, Su esfuerzo físico fue considerable.

Juego de ataque: la BBC en movimiento

El despliegue ofensivo recordó por momentos a la etapa Ancelotti por el protagonismo de los laterales, que en muchos momentos estaban por delante de los dos teóricos volantes. Los tres delanteros fueron una pesadilla para la defensa rival. Imposible calcular las veces que intercambiaron sus posiciones. Bale y Cristiano aparecían indistintamente por cualquiera de las dos bandas y Benzema no tenía problemas en dejarles la posición de ariete.

Que Cristiano no marcara fue una anécdota desagradable porque acabó desquiciado, pero estuvo en casi todas las acciones de ataque. Por momentos estuvo más asociativo y generoso que en otros partidos. Obsesionado con su golito, remató más de diez veces a puerta.

Madrid Deportivo