Destacan alcance del capítulo Camagüey de la Feria cubana del Libro

Camagüey, 11 mar.- La Feria del Libro rompió los mitos por su alcance hasta varios espacios. Ha sido una verdadera fiesta, un regalo al espíritu, afirmó en la clausura Yunielkis Naranjo Guerra, director del Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL).

En la ceremonia de cierre, Naranjo Guerra obsequió una pintura de Joel Jover al periodista franco-español Ignacio Ramonet, quien acompañó a los agramontinos durante toda la fiesta de la lectura e intercambió con diversos auditorios, incluidos sus colegas, en el contexto de la Jornada por el Día de la Prensa cubana, que también transcurre aquí.

El director del CPLL destacó la inserción de las librerías del territorio, la intensidad del programa teórico-literario y el artístico, la extensión al Centro de Interpretación del Patrimonio y al Recinto Ferial, el rescate del boletín diario Alero, las alianzas estratégicas con organismos y la unidad de las instituciones de la Cultura.

Naranjo Guerra agradeció a los participantes, especialmente a los escritores y a las editoriales invitadas: Cubaliteraria, Fundación Nicolás Guillén, Abdala, Caminos, Selvi, las representaciones en el territorio de los sellos Unión, CITMATEL, Fondo Cubano de Bienes Culturales, y a las camagüeyanas Ácana y Ediciones El Lugareño.

También relacionó el incremento de las ventas con la complicidad del público lector, que jerarquizó entre los más buscados los títulos Había una vez, Cien preguntas de Historia de Cuba, La Edad de Oro, Mil ideas, los diccionarios y el mapa del país, y dirigió su mayor demanda a los libros para colorear y los de cocina.

“La Feria es el acontecimiento más popular de la Cultura cubana. La edición en la tierra de Ignacio Agramonte ha sido un éxito, gracias a la entrega, la pasión, la buena energía de autores, artistas y públicos. Queda abierta la convocatoria para encontrarnos en el 2020, para seguir engendrando la maravilla”, concluyó.

Como cierre con broche de oro sobrevino el concierto de Tony Ávila y su grupo, quienes durante una hora y media, en el corazón del parque Casino Campestre, compartieron sus reflexiones y su poesía en el mejor de los lenguajes para ellos: el de la música. (Con información de Yanetsy León González/ Adelante) (Fotos: Alberto Santos)