Cuba no es una amenaza para Estados Unidos ni para ningún país

La Habana, 13 jun.- «Las afirmaciones del Secretario de Estado de los Estados Unidos sobre la presencia de una base de espionaje de China en Cuba constituyen una falsedad», afirmó ayer el miembro del Buró Político del Partido y ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla.

En una declaración, citada por el sitio web de la Cancillería, Rodríguez Parrilla enfatizó en que «la posición de Cuba sobre este tema es clara y categórica. Esas declaraciones carecen de sustento».

Explicó que el propósito es servir de pretexto para mantener el bloqueo económico contra Cuba y las medidas de máxima presión que lo han reforzado en los últimos años, y que son objeto de creciente rechazo internacional y también dentro de Estados Unidos, «lo que incluye el reclamo de sacar a Cuba de la arbitraria lista de Estados patrocinadores del terrorismo», aseveró.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo ayer, en una rueda de prensa en Washington, con el titular de Exteriores italiano, Antonio Tajani, que su Gobierno tiene una estrategia para contrarrestar el espionaje chino en Cuba y en otros países, y que está dando buenos resultados.

El pasado 8 de junio, The Wall Street Journal publicó que China y Cuba habían acordado construir un gran centro de espionaje en la Isla, lo cual fue categóricamente negado y desmentido por la parte cubana y por la china, y el propio Ejecutivo estadounidense lo calificó como información inexacta.

«Cuba no es una amenaza para los Estados Unidos ni para ningún país. Estados Unidos aplica una política que, de manera cotidiana, amenaza y castiga a la población cubana en su conjunto. Estados Unidos ha impuesto y dispone de decenas de bases militares en nuestra región, y mantiene, además, contra la voluntad del pueblo cubano, una base militar en el territorio que ilegalmente ocupa en la provincia de Guantánamo», dijo el Canciller.

Denunció que «estamos frente a una nueva operación de desinformación, como muchas otras que se han generado en los Estados Unidos, en su larga historia de hostilidad contra nuestro país». (Tomado de Granma)