Brexit impulsa xenofobia y racismo en Reino Unido

Por Iñigo Sáenz de Ugarte

La campaña del Brexit tenía como uno de sus principios irrenunciables la idea de “recuperar el control de las fronteras”. El rechazo a la inmigración, –cuando no una xenofobia nada oculta– fue uno de los factores de movilización que más éxito tuvo en las urnas.

Es posible que el sistema político se encuentre en un estado de parálisis sin tener muy claro qué hay que hacer a partir del referéndum, pero en la calle mucha gente tiene las ideas más claras. Es hora de expulsar a los extranjeros, sobre todo si tienen la piel más oscura.

Las denuncias presentadas en una página web oficial dedicada a ello fueron un 57% superiores entre el jueves y el domingo con respecto al mismo periodo del mes anterior. Este es uno de los incidentes, ocurrido en la mañana del martes en Manchester. Es uno de los más comentados sólo por el hecho de haber sido recogido en vídeo.