Bajista santacruceño mantiene la esperanza de volver a los escenarios

Noviembre 2021.- Sacarle música de manera muy peculiar al fondo de una lata, golpeándola repetidamente con un trocito de madero, resultaba durante la niñez la mayor diversión de Manuel Rey Agüero.

Cuando al nativo del poblado Martí, demarcación del municipio camagüeyano de Guáimaro, le correspondió cumplir el Servicio Militar General (SMG), en una Unidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) enclavada en la zona oriental de Mangos de Baraguá, recibió contenidos musicales de un maestro reservista de la mencionada institución.

“Tuve la oportunidad en esa etapa, señaló, de formar parte de un quinteto. Si usted me preguntara periodista el nombre de esa agrupación en la que toqué la guitarra, le puedo asegurar que no me acuerdo, pero sus integrantes tuvimos la dicha de dar a conocer nuestro repertorio en varias unidades militares de Santiago de Cuba”.

Al concluir el SMG el entrevistado retorna a la comunidad que lo vio nacer. “Llegué con la idea de crear un conjunto; lo nombramos Taimar. Siete éramos los componentes del grupo. Yo tocaba la guitarra prima y el bajo. Interpretábamos boleros, salsa, merengue y cumbia, recordó motivado“.

Taimar durante una década hizo bailar a los vecinos de Martí. Además subió a la tarima en los carnavales de Guiámaro. En otros poblados de esa localidad dejó huella imborrable.

“Al mudarse mis hijos para Santa Cruz del Sur en enero de 2010, decidimos mi esposa y yo residir aquí; trabajaba como carpintero en la Empresa Municipal de Comercio y Gastronomía cuando supe que el director musical del grupo Raúl y su Vallenato andaba en busca de un bajista. Me presenté ante él

Durante cuatro meses noche tras noche ensayaba con una guitarra de caja a la que le puse cuatro cuerdas de bajo, hasta que se logró comprar el instrumento original. Me costó mucho esfuerzo dominar ese ritmo. Es una fusión de música cubana y colombiana; a los santacruceños les encanta”, manifestó Rey Agüero.

Aunque en la actualidad Rey Agüero es laborioso barrendero de la Unidad Presupuestada de Comunales de estos predios continúa siendo el bajista de Raúl y su Vallenato, agrupación que fue evaluada profesionalmente hace varios años.

“Deseamos volver a interpretar nuestra música; el pueblo necesita divertirse. Cuando hayamos vencido la COVID-19 retornaremos a los escenarios donde la gente nos aplaudió siempre”, comentó esperanzado Manuel.

Texto y foto de Raúl Reyes Rodríguez, tomado del perfil de Cultura de Santa Cruz del Sur en Facebook