Agradecen en Panamá apoyo de médicos cubanos

Panamá, 7 feb.- Debemos agradecer que los médicos cubanos llegaran a Panamá en medio de una situación sanitaria compleja debido al número de contagios, ingresos y fallecidos por la Covid-19, aseguró hoy el doctor Cosme Trujillo.

En entrevista con Prensa Latina, el director del capitalino hospital San Miguel Arcángel afirmó que, en reuniones previas con las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa), él fue uno de los que solicitó la presencia de personal especializado extranjero ante el cansancio de los trabajadores locales del sector.

A esto se sumó el hecho de que no contamos con la cantidad suficiente de especialistas para atender el alto volumen de personas que llegan a nuestros hospitales necesitados de atención especializada a causa de las complicaciones que genera esta enfermedad.

Por eso, ‘nos sentimos muy satisfechos cuando las autoridades del Minsa decidieron la llegada de los médicos cubanos al país y específicamente a este hospital’, en el que actualmente laboran 46 galenos de la isla, integrantes del contingente internacionalista Henry Reeve.

Destacó que entre ellos haya intensivistas, internistas, cardiólogos, anestesiólogos y neumólogos, ‘especialidades que realmente necesitábamos’ en este centro asistencial, que atiende a cerca de 700 mil habitantes de San Miguelito, Panamá Norte y algunas áreas aledañas al sector este y centro de la urbe citadina.

‘Ellos vinieron a ayudarnos y a entender cómo manejamos, desde el punto de vista clínico, los casos aquí’, dijo Trujillo, quien aseveró que la aceptación del equipo médico local ha sido total, el cual comparte labores con los galenos de la isla, al tiempo que su experiencia en otros países les servirá para mejorar la atención de los pacientes con Covid-19.

Al hablar sobre los aciertos y desaciertos en el combate contra la pandemia declaró que ‘al principio fallamos en no aislar rápidamente a los contagiados, pues muchas veces eran devueltos a la casa para cumplir con un período de aislamiento sin condiciones, pues la mayoría de la población vive en espacios bien reducidos’.

Sin embargo, las autoridades lograron corregir esto con la apertura de los hoteles-hospitales, donde los enfermos reciben una atención médica, apuntó el epidemiólogo, quien también cuestionó la demora en la trazabilidad comunitaria, la cual ha permitido detectar enfermos y focos de infección.

Reconoció que la presión entre los actores económicos y sociales ha sido muy fuerte. ‘Si como empresarios queremos que todo marche igual que antes, algo que no puede ser, debemos implementar las medidas necesarias para tratar que las personas que salen a la calle y van a las empresas estén protegidas’, apuntó.

Y subrayó: ‘Yo pienso que esta pandemia marcará un antes y un después en la salud pública de Panamá, particularmente en la atención primaria, algo que desarrollamos durante el gobierno del general Omar Torrijos’.

En aquel entonces, comentó Trujillo, el país desarrolló una red de centros periféricos con programas de prevención y promoción de salud, pero después entró en una fase de medicina curativa, en la cual se construyeron muchos hospitales con camas para convalecientes.

‘La pandemia nos ha enseñado que debemos desarrollar instalaciones, sobre todo en la periferia, que nos permita captar un número importante de pacientes ante cualquier situación eventual o de emergencia, de tipo epidémico o las asociadas a la atención de enfermos crónicos, porque debemos cuidar a nuestra gente desde el nacimiento’, aseveró.

Por otra parte, ‘no podemos seguir pensando que nuestro cuidado en temas de salud se circunscribe en ir al médico, solo cuando nos sentimos mal. El cuidado de la salud empieza desde la familia, incluso con acciones cotidianas como el lavado de las manos, pues esta es la vía del contagio de cualquier enfermedad’, explicó.

‘Es importante que la población, en especial los jóvenes, haya aprendido esa lección, que no esperen a enfermarse para ir a un hospital, pues la prevención es esencial para preservar la vida’, reiteró el galeno con 44 años de experiencia en el manejo de la salud pública en Panamá. (Texto y Foto: PL)