Haití: La nueva réplica y los médicos cubanos

Haití: La nueva réplica y los médicos cubanosPuerto Príncipe, 21 ene .- La fuerte réplica sentida este miércoles, de 6,1 en la escala de Richter, acentuó el pánico de la población de esta capital y sus alrededores, que se mantiene viviendo en plazas, parques y calles, pero no interrumpió la heroica labor del personal cubano de la salud.
 
El Instituto Geológico de Estados Unidos había informado que los movimientos telúricos registrados en Puerto Príncipe, se han manifestado de manera frecuente con una intensidad entre los 4,4 y 5,9 grados, por lo que el de la víspera se inscribe como el segundo más intenso.
 
Entretanto, continuaron las acciones de la brigada médica cubana de la salud y de su reforzamiento con estudiantes haitianos de la Escuela de Medicina Latinoamericana en Santiago de Cuba.
 
Carlos Alberto García Domínguez, uno de los integrantes de la dirección cubana ante el desastre en Haiti, informó que en el centro de la capital se dan atenciones hospitalarias en tres unidades (uno multinacional, en Delmas 33, donde se han unido colaboradores de España, Uruguay, Venezuela, Colombia, Mejico y otros; en Rennaissance y en Ofatma, todas con personal especializado y servicios quirúrgicos las 24 horas del día);
 
Igualmente laboran en seis comunas de la periferia de la referida urbe y de este Departamento del Oeste: Se han habilitados ocho centros que incluyen cuatro Centros de Diagnostico Integral –CDI), en otros departamentos del país.
 
La afluencia de pacientes ha aumentado en las últimas 48 horas.
 
Se reportó que un barco utilizado por las fuerzas humanitarias de la ONU trasladó cerca de mil 500 personas hacia del Departamento de la Grand´Anse, al suroeste de Haití.
 
La pauta seguida por el personal cubano de la salud y de apoyo es, en primer lugar, un trabajo intenso de atención primaria, que se realiza con grupos de cuatro integrantes de la ELAM, con acciones de pesquisaje entre la población en la cual en algunos persiste el pensamiento de la medicina privada anterior, y al no tener dinero se quedan sin acudir a los centros habilitados gratuitamente.
 
Cuba envió 400 mil dosis de vacunas de toxoide antitetánico utilizadas en pacientes con lesiones o heridas.
 
Los operados –algunos con miembros amputados- regresan a los lugares de residencia o donde pernoctan al aire libre, y donde se les hace un seguimiento a sus heridas, pues no hay capacidad de ingreso en los hospitales.
 
También figura la promoción de salud, con volantes y altavoces en las calles. Esta se ejecuta en lengua creole  para la orientación de la población.
 
Acciones mas intensas, de control sanitario, se despliegan en estos momentos,  para lo cual se fija una estrategia con los recursos humanos disponible.
 
Ante las réplicas del sismo el personal cubano ha adoptado las medidas de protección adecuadas y afronta nuevas emergencias ante la posible aparición de mas lesionados.
 
Este martes se montó un hospital de campaña en Leoganes, una de las zonas más perjudicadas, y de manera rápida y eficiente en menos de doce horas ya habían practicado 16 intervenciones quirúrgicas.
 
Hoy miércoles se instalara en Jacmel otro hospital de campaña.
 
De manera que las cuatros acciones principales que se acometen es identificar a pacientes lesionados y aún sin atención médica, aplicar la vacunación, realizar la promoción de salud y la continuidad de observación de los pacientes intervenidos quirúrgicamente.
 
Ese panorama brindado por el dirigente cubano se desarrolla en la capital haitiana en la que, a pesar de los intentos de reiniciar sus actividades, sobre todo del comercio informal, mantiene la desarticulación  de su vida normal.
 
En las calles miles de personas deambulan de un lado hacia el otro, muchos con bidones, cubos, tanques medianos, pomos plásticos y otros recipientes para recibir un poco de agua en los puntos en que se sitúan pipas y otros vehículos de distribución del líquido.
 
Hay angustia, pero no se ha llegado a un punto de desesperación.

Sino, que lo digan los centenares de lugares en las calles de Petionville donde, sobre lonas en el piso, se comercia plátano, ñame, malanga, boniato, zanahoria, lechuga, toronjas y variadas bisuterías y artículos comestibles y bebestibles (ron y whisky  incluidos) sin que haya aglomeraciones o forcejeos.
 
En el centro de Puerto Principe, donde radicaban las grandes tiendas y mercados, se dan escenas de intentos de saqueo por algunos aprovechadores, lo cual es reprimido por los cuerpos policiales haitianos y de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH sus siglas en francés). (Por Raymundo Gómez/ Enviado Especial de la AIN)