Preocupa al mundo la militarización de norteamérica en Haití

Preocupa al mundo la militarización de norteamérica en HaitíLa escena de los soldados norteamericanos en pleno desembarco en las ruinas del palacio presidencial de Puerto Príncipe, mientras miles de cadáveres permanecen insepultos en la capital haitiana, han despertado críticas, por lo que muchos la califican como ocupación militar.

Washington optó por enviar miles de soldados a la patria de Toussaint Louverture en lugar de médicos y socorristas, como hacen Cuba y otros países, y se preocupó primero por controlar el aeropuerto internacional, dificultando la llegada de la ayuda internacional.

Aunque luego los norteamericanos dijeron lo contrario, Hillary Clinton, jefa de la diplomacia de la nación norteña, anunció que Estados Unidos estará en Haití hoy, mañana y siempre.
  
Incluso los gobiernos de Francia y Brasil se vieron en la necesidad de protestar públicamente por la actitud del Comando Sur norteamericano de entorpecer la ayuda de los aviones de esos países con ayuda para la población.
  
La ocupación del aeropuerto, el despliegue de tropas en los alrededores del palacio presidencial y las declaraciones oficiales norteamericanas hacen temer a muchos en Haití  que Washington aproveche la catástrofe para asentar en aquella tierra su nueva política de injerencia en los asuntos internos latinoamericanos y caribeños por la vía castrense.
  
Esta ofensiva militar estadounidense en territorio haitiano ha provocado ya las protestas de países latinoamericanos que ven con preocupación esta estrategia.  
  
El Gobierno de Bolivia, por ejemplo, rechazó el despliegue de las fuerzas armadas de Estados Unidos en Haití tras el terremoto que ha asolado el país caribeño y expresó su temor de que éste se convierta en otra "base militar" norteamericana.
  
Según informó PL, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, expresó estas críticas a EE.UU. después de un viaje a Haití para entregar personalmente un envío de ayuda humanitaria a la Isla.
  
"Creo que (EE.UU.) está aprovechando una desgracia terrible de un pueblo hermano para asentar presencia militar permanente, en una estrategia de militarización, de control en el continente", aseveró García Linera, quien rechazó "cualquier tipo de presencia militar innecesaria que es un estorbo y una agresión al pueblo haitiano".
  
Posiciones semejantes han expresado los gobiernos de Venezuela y Nicaragua y la Asamblea Nacional venezolana aprobó un acuerdo en el cual denuncia las intenciones militarizantes de USA, enfocadas contra los países más progresistas de la región. (Por Joaquín Rivery Tur)(AIN)