Perugorría será Hemingway, en 2010, en el celuloide

Perugorría será Hemingway, en 2010, en el celuloideLa Habana, 16 dic .- El actor cubano Jorge Perugorría tendrá oportunidad de revivir las últimas pasiones y ráfagas de aventura de un Hemingway en edad madura, gracias a un filme que le permitirá suplantarlo en la ficción del celuloide.

La puerta de entrada al mundo del escritor, agobiado al final de su vida por la sensación de pérdida de sus facultades literarias, se la ofreció en bandeja de plata el productor alemán Ernesto Loh, quien lo eligió sin dudar ni un instante antes de decidir incluso quién será el director de la cinta.

El proyecto se dio a conocer en el recién concluido festival de cine habanero y dio la impresión de que el Diego de Fresa y chocolate ya se está preparando desde ahora para un personaje con quien, si uno se fija, tiene cierto parentesco externo.

El primero de ellos un físico corpulento, de ancho torax, y una piel blanca bronceada por el sol del Caribe, levemente teñida por el flujo sanguíneo; un rostro de configuración parecida y el flequillo de pelo que a veces le caia al viejo Hem sobre la frente.

Le faltan la mirada arisca, irónica y desafiante, y hasta provocativa, del autor de un puñado de cuentos memorables que pasaron desde hace mucho a la historia de la literatura del siglo XX. Tiene también la sonrisa que nunca tuvo Hemingway.

Aunque en los primeros meses de 2010 estará enfrascado en la posproducción de su ópera prima, el largometraje Afinidades -rodado a dúo con su colega Vladímir Cruz, el David de Fresa y chocolate-, Pichi, como lo llaman sus amigos, dedicará los meses de septiembre y octubre a filmar en la isla El regreso de Hemingway.

Según detalló Loh, autor del guión junto con el cubano Arturo Soto (Amor vertical), la trama deja correr la historia de un cubano (Michael Roll), que emigra a Alemania y años después regresa tras la pista de su esposa para encontrarse de pronto con el espectro de Hemingway.

En su viaje de este diciembre a la isla, en busca de locaciones, Loh recorrió Finca Vigía, donde Papa residió de 1940 a 1960 y escribió algunos de sus libros más importantes. Ligado a la isla con un metafórico cordón umbilical, llegó a definirse como un "cubano sato".

El productor alemán también se fue a Cojímar, un pueblecito de la costa habanera de donde tantas veces partió Hemingway en sus cruzadas de pesquería, con Gregorio Fuentes a bordo del yate que ahora reposa en tierra, en Finca Vigía.

Allí el novelista de Por quien doblan las campanas trabó amistad con los pescadores, sus compinches de rastreos marinos y rones compartidos, quienes lo perpetuaron en un busto que renueva día a día su memoria.

A Perugorría le espera un verdadero desafío porque Hemingway sigue habitando en la isla como una presencia viva, lo mismo en el mostrador del bar restorán Floridita, reproducido en bronce, que en cualquier otro rincón de La Habana y, a veces, donde uno menos uno lo espera. (PL)