Lucía Huergo, evidencia de versatilidad creativa

Lucía Huergo, evidencia de versatilidad creativaLa Habana, 14 oct .- Lucía Huergo, una creadora para quien la música parece no tener secreto alguno, dio evidencia neta de su creatividad múltiple en el gran concierto ofrecido en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, en esta capital.

Acompañada por los músicos de su proyecto de jazz-rock-fusión y con los invitados Arnulfo Guerra, bajista y la cantante Sonia Cornuchet, Lucía hizo un recorrido, este sábado, por su carrera artística en una segunda presentación personal durante sus 62 años de vida.

Arrancó con el emblemático Mereguo, pieza que hace años marcó el sello distintivo del grupo Síntesis y aún mantiene la fuerza y capacidad innovadora de sus primeras apariciones en público y siguió con otras muy recordadas como Eleyo, el danzón que identifica a Canal Habana o la lírica Zona azul.

Un especial momento resultaron las actuaciones de Sonia Cornuchet, antigua cantante del grupo Mezcla, radicada en México donde trabaja frecuentemente con el gran Armando Manzanero.

Sonia, poseedora de una voz de amplio registro y la virtud de modularla desde el susurro hasta un estentóreo agudo, escogió difíciles piezas clásicas como La campana, de Donato Poveda, un "Dos gardenias", virtuosamente jazzeado, de Isolina Carrillo, La mulata de caramelo, de Alberto tosca o una pieza a dúo con su autor David Torrens.

Donde la intérprete puso el listón bien alto fue en “Como un río”, de la imprescindible compositora cubana Marta Valdés, quien lo disfrutó como parte del público, y pudo apreciar la hondura, fluencia y misterio que Sonia imprimió a esta joya poco conocida del catálogo de la canción criolla.

Lucía Huergo impresionó como compositora, virtuosa instrumentista de la flauta, el saxofón y los teclados, arreglista, orquestadora y líder de un piquete de músicos que puede presentarse en cualquier escenario del mundo y dejar una impronta original y perdurable.

Mención aparte merecen los homenajes que la artista hizo a su admirado Jaco Pastorius, desaparecido creador estadounidense considerado uno de los más influyentes en la historia del bajo eléctrico.

Un suceso cultural resultó el concierto, otra evidencia del talento de una mujer que como Lucía, vive para la música y que contó con la presencia de figuras de la talla de Marta Valdés, Juan Piñera, Yusa, Rosario Cárdenas y Marta Campos, entre los asistentes a esa memorable velada. (AIN)