Retoman Diálogos de Paz para Colombia, pese a desacuerdos

La Habana, 26 ago. -Representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y del gobierno de ese país reanudaron hoy, en esta capital, los contactos para buscar una salida política al conflicto social y armado en la nación suramericana.

El viernes las conversaciones se interrumpieron luego de que el Presidente Juan Manuel Santos impulsó la realización de un referendo como fórmula de refrendación de los eventuales acuerdos, lo cual motivó la decisión de la organización insurgente de hacer una pausa para estudiar la nueva situación.
 
En un comunicado leído hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana por Iván Márquez, jefe del equipo guerrillero, las FARC-EP consideraron que con esa iniciativa el ejecutivo prepara el terreno para imponer un mecanismo nodal al proceso, y se toma atribuciones que violan lo pactado en la capital cubana hace un año.
 
Las  FARC-EP no piensan modificar el Acuerdo General para la Terminación del Conflicto, del cual se desprenden claramente sus facultades de negociación, apuntó.
 
Márquez fue enfático al afirmar que no se someterán a marcos jurídicos diseñados unilateralmente, y reiteró la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente como vía para legitimar un posible pacto que garantice una paz estable y duradera en esa nación suramericana.
 
En todo caso, las FARC-EP plantean que cualquier discusión al respecto debe hacerse cuando las partes aborden el punto seis, referido a los mecanismos para la implementación, verificación y refrendación de lo acordado en las discusiones, centradas actualmente en el tema dos, sobre participación política.
 
El jefe de la delegación guerrillera ratificó el compromiso de mantenerse en la mesa de diálogos, a pesar de las circunstancias que motivaron la mayor crisis desde su instalación el 19 noviembre de 2012.
 
Ambas partes sostienen desde entonces conversaciones en La Habana, con el objetivo de poner fin a medio siglo de conflicto armado interno, en las cuales Cuba y Noruega fungen como garantes y Chile y Venezuela de acompañantes.(AIN)