Cuba profundiza pesquisas en áreas marinas de alta significación

La Habana, 26 jun. -Científicos cubanos ahondan las pesquisas en 28 áreas marinas situadas en la costa sur del archipiélago para preservar el patrimonio natural de esos sitios, considerados de alta significación, explicaron hoy coordinadores de la iniciativa.

Entre los principales resultados del proyecto destaca el establecimiento de zonas libres de pesca y la selección de otros escenarios, donde es posible esa actividad pero de forma selectiva y temporal, explicó a Prensa Latina Enrique Hernández, director general del programa.

El experto comentó que otro de los avances es la erradicación paulatina del método de arrastre y la sustitución de antiguas artes usadas por los pescadores como el llamado chinchorro (grandes redes), por otras que no resultan nocivas para los ecosistemas.

Al referirse a las acciones a favor de la biodiversidad mencionó también la señalización con boyas de los espacios que requieren una protección especial, medida aplicada ya en escenarios como la península de Guanahacabibes, Reserva de la Biosfera, el Parque Nacional Cayos de San Felipe y Cayo Largo del Sur.

La idea -insistió- es cuidar la riqueza de los fondos e impedir que las embarcaciones anclen sobre los arrecifes de esos lugares.

Ese programa auspiciado por el Fondo Global para el Medio Ambiente (GEF) permitió la creación de seis nuevas áreas marinas protegidas y la ampliación de otras, precisó el especialista.

Según Hernández, dentro de las prioridades figura el monitoreo de especies como las tortugas marinas, cocodrilos, aves, unido al complejo de pastos, manglares y arrecifes, estos últimos muestran buena salud, según los estudios realizados hasta el momento.

Como parte del programa se perfilan modalidades de turismo armónicas con el entorno.

El litoral sur de Cuba es un espacio relevante para el apareamiento de peces y la producción de larvas, diseminadas por las corrientes marinas, por lo que su protección resulta esencial para la región, enfatizó.

Financiado por el GEF el proyecto dispone de un presupuesto superior a los cinco millones de dólares para un quinquenio.

El plan liderado por el Centro Nacional de Áreas Protegidas favorece, además, la capacitación de los investigadores y especialistas cubanos, así como el intercambio de información y conocimientos con estudiosos de otras naciones, dijo. (PL)