¡Hasta la victoria siempre!

¡Hasta la victoria siempre!Evocar la figura de un líder, que dejó a su paso el paradigma eterno de una América nueva, será siempre un camino triste; mas si fundimos ese sentimiento, con la huella revolucionaria que multiplicó saberes y proyectos sociales en la tierra de Bolívar, imperan el merecido homenaje y el empuje de cada tarea gestada con su propia vida.

El mar rojo que acompañó a Chávez por las calles de Caracas mezcló lágrimas y oprimió el más duro de los pechos. Era y es una Revolución triunfante a quien dedicó lo mejor y más puro de sus sentimientos de libertad y justicia.

El Comandante – Presidente del país hermano desapareció físicamente y dejó una estela de dolor. Muchos de sus coterráneos volvieron a la vida gracias al proyecto social que emanó al amparo de su ejemplo, donde la voluntad de hacer resurgir una Venezuela nueva y una América “…Con todos y para el bien de todos…” pasó de quimera irrealizable a realidad cotidiana.

Marzo arrebató con fuerzas una figura universal, llevó consigo el cuerpo y la palabra de un hombre que soñaba un mundo mejor y posible con los pies sobre la tierra y las mangas de su camisa a mitad del brazo. El tercer mes del calendario de este todavía joven siglo despojó a Venezuela de un compatriota que mientras cantaba el himno miraba al horizonte en pos del porvenir. El mismo que entonaba llaneras, declamaba versos, jugaba al béisbol y desbordaba sencillez en cada encuentro.

A pesar de tan lamentable pérdida, marzo jamás arrancará su ejemplo, su huella cargada de solidaridad y heroísmo, sus deseos de hacer bien y aunar esfuerzos como fiel seguidor del libertador de América.

Los aires renovadores del continente de Bolívar y Martí tienen y tendrán la impronta de Chávez. Proseguir la lucha por la igualdad plena y a favor de los más desposeídos fue su máxima y se reafirma ante el triste episodio de su desaparición física. El Presidente venezolano volverá una y otra vez a los cerros de Caracas, retomará sus acciones en aras de esa nación que soñó y forjó a fuerza de tesón y entrega, porque Chávez es Patria, Revolución y solidaridad. Su ejemplo será eterno y sus ideas alumbrarán por siempre la tierra que lo vio nacer y que hoy lo despide con un ¡Hasta la victoria siempre! (Yanayma Rodríguez Molina/ Radio Santa Cruz)