Cuba denuncia en ONU el actual orden económico internacional

Cuba denuncia en ONU el actual orden económico internacional Naciones Unidas, 8 feb .- Cuba aseguró en la ONU que la solución de la crisis global requiere recursos, pero además "atención sostenida, colaboración internacional y una clara voluntad política de abordar los graves problemas que enfrenta la humanidad".

Al hablar ante la comisión de Desarrollo Social, la delegada cubana Vilma Thomas Ramírez, tambien subrayó que la injusticia y la exclusión son resultado del actual orden económico internacional, profundamente injusto e insostenible.

Dijo que luego de más de 15 años de la cumbre de Copenhague, la lucha contra el hambre, la pobreza y la exclusión social es "una batalla aún distante de ser exitosa".

Denunció que el injusto orden internacional implantado por los países industrializados hace que el hambre, la pobreza extrema, el analfabetismo, la insalubridad y la muerte prematura, sean una constante en un gran número naciones.

Explicó que los efectos de la crisis golpearon los planes de desarrollo y los programas sociales en todo el mundo, con particular énfasis en los países en desarrollo, los cuales están en una situación más vulnerable y disponen de menos recursos.

"Los más afectados por el impacto de esta crisis son los obreros, los desempleados, los inmigrantes y los pobres de los países menos responsables de la crisis", precisó.

Ramírez llamó a globalizar la solidaridad y a ampliar todas las formas de colaboración Sur-Sur y Norte-Sur para enfrentar los efectos combinados de las crisis económica, financiera, alimentaria y energética y las negativas consecuencias del cambio climático.

Asimismo, reclamó la creación de "una nueva arquitectura financiera internacional que permita a los países en desarrollo participar de forma efectiva y en condiciones de igualdad en el comercio mundial".

Con respecto a Cuba, la diplomática expresó que su país no ha estado ajeno a los efectos de las crisis mundiales, los cuales se han sentido con mayor fuerza debido a los daños del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

No obstante, explicó que su gobierno mantiene los objetivos de equidad como eje de sus políticas públicas, con programas de educación y salud gratuitas en todos sus niveles y otros que garantizan el acceso a una alimentación básica, empleos formales y prestaciones mínimas y estables de seguridad y asistencia social.

Recordó que esos son derechos garantizados por el Estado para todos sus ciudadanos y asegurados por una política social pública, planificada y de carácter universal, para puntualizar que "en Cuba nadie queda abandonando a su suerte".

Ramírez señaló que, al mismo tiempo, se concede la máxima prioridad a la colaboración solidaria con otros países en desarrollo, a través de miles de médicos, personal de la salud, maestros, entrenadores deportivos y otros especialistas.

De esa forma, Cuba contribuye a mejorar la calidad de vida de poblaciones en otras partes del mundo, en beneficio de sectores pobres y marginados, y brindando apoyo en la formación de profesionales.

Sólo acabando con el reinante egoísmo, la falta de solidaridad y las vanas promesas podremos promover un desarrollo social para nuestros pueblos y avanzar con paso firme en la creación de un mundo mejor para todos, concluyó. (PL)