Producciones porcinas cubanas sustituyen importaciones

Las Tunas, 27 dic.- Cuba dejó de importar carne de cerdo desde el primer trimestre de este año, lo cual obedece a la respuesta dada por el Grupo de Dirección Porcina Nacional, que entregó 110 mil toneladas a la industria. Esa cifra significa 15 mil toneladas más que en 2010, dijo a la prensa Carlos Ortiz, director de Técnica y Desarrollo del Grupo, quien reconoció además que la mayoría de las producciones correspondieron a las unidades especializadas del sector y a los frutos de los convenios porcinos.

Estos se establecen entre las empresas del ramo y las cooperativas de créditos y servicios, de producción agropecuarias, unidades básicas de producción cooperativa y granjas estatales.

El funcionario destacó el desempeño de las provincias de Sancti Spíritus, Pinar del Río, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Las Tunas, que ya vencieron sus programas de aporte correspondientes a 2011.

En el caso del territorio tunero, rompió récord de producción, al entregar cinco mil 604 toneladas, 278 más que en 2009, cuando se estableció la mayor marca anterior, especificó.

Según detalló Ortiz, esta provincia oriental, a 690 kilómetros de La Habana, ha estabilizado su labor en los convenios porcinos y mantiene un trabajo destacado en centros integrales, de cría y de ceba, así como también en la aplicación de la tecnología de destete.

Significó que en 2011 se disminuyó el gasto de divisas por compra de materia prima para elaborar pienso porcino, ya que los agricultores cubanos le vendieron al Grupo 38 mil toneladas de maíz y 14 mil de subproductos del arroz.

Para el próximo año, se prevé ampliar las producciones propias del Grupo, para depender menos de la compra a criadores individuales, con el objetivo de incrementar el suministro a otros sectores de la sociedad e influir en la disminución de los precios de la carne que se oferta a la población en los mercados.

El Grupo de Dirección Porcina Nacional va respondiendo así a uno de los lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, referido a la política agroindustrial, en el que plantea que el sector debe aportar progresivamente a la balanza de pagos del país para dejar de ser importador neto de alimentos. (AIN)