Cuba, con un futuro de hombres de ciencia

Cuba, con un futuro de hombres de cienciaLa Habana, 15 ene .- Avances en la biotecnología, la medicina, las ciencias sociales, son logros de la Ciencia Cubana que celebra hoy su día con actividades en toda la isla.

Los adelantos científicos en este país, asediado desde hace casi medio siglo por el bloqueo de Estados Unidos, son posibles porque el gobierno revolucionario tiene entre sus prioridades la preparación de un personal altamente calificado.

Desde el comienzo del proceso revolucionario, en 1959, la campaña de alfabetización y la reforma de la enseñanza universitaria estuvieron encaminadas a asegurar la instrucción y la educación de la población.

Esos primeros años fueron duros porque muchos de los profesionales abandonaron la isla hacia Estados Unidos -entre estos casi tres mil médicos-, arrastrados por la propaganda anticomunista.

Seguro de la necesidad de desarrollar las ciencias, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, planteó un 15 de enero de 1960 que el futuro de Cuba tenía que ser “un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento”.

Sus palabras en el paraninfo de Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, sede del actual del Museo Nacional de Historia de la Ciencia y la Tecnología, dieron nacimiento al Día de la Ciencia Cubana.

Desde entonces los trabajadores de ese sector en Cuba crean, pese a las dificultades económicas, productos que se revierten en beneficios de la sociedad y la economía cubana y cuya valía gozan del reconocimiento internacional.

Los productos biotecnológicos de aquí tienen cada vez mayor impacto económico y social, y Cuba continúa trabajando en el servicio científico-técnico como vía para incrementar las exportaciones y sustituir importaciones.

La ciencia y la técnica deben acompañar la recuperación en materia de producción alimentaria, el desarrollo energético, de la salud, así como la informatización de la sociedad cubana, declaró la directora de Ciencia del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), Liliam Álvarez.

Los logros de los cubanos en la ciencia son casi tantos como los años que tiene la Revolución.

Solo tres meses después del primero de enero de 1959 se fundó el Centro de Investigaciones Pesqueras (CIP), por lo que se considera el primero de la etapa revolucionaria.

Las campañas de vacunación contra la poliomelitis dirigidas por el Ministerio de Salud Pública, y las de inmunización contra la tosferina, la difteria y el tétanos, también son logros de la ciencia revolucionaria cubana desde sus primeros años.

En Cuba hay alrededor de 31 mil trabajadores en el sector de las ciencias y 222 centros científicos y de investigaciones, en los cuales se han obtenido muchos resultados de alcance mundial en biotecnología, transplantología, la agricultura urbana y las ciencias sociales, entre otros.

A los expertos cubanos se debe la creación de la vacuna antimeningococcica, la pentavalente contra la hepatitis B, la difteria, la tosferina, el tétanos y la bacteria Haemophilus influenzae.

También vacunas en ensayo para combatir diferentes tipos de cáncer, productos biotecnológicos contra plagas, herbicidas y adelantos tecnológicos aplicables en la medicina.

La ciencia en Cuba ha alcanzado un nivel de desarrollo cuyos resultados se revierten no en beneficio de una élite sino de la sociedad, la cual debe seguir aportando hombres de ciencia y de pensamiento con el objetivo principal de que el país siga adelante.(PL)