Hacia mayor eficiencia en el modelo económico cubano

En medio de la crisis financiera internacional y del recrudecimiento del genocida bloqueo norteamericano contra la Isla, el estado cubano implementa medidas encaminadas a elevar la eficiencia económica y la productividad del trabajo.
  
La eliminación progresiva de personal excedente en las plantillas de los colectivos laborales permitirá mejor aprovechamiento de los recursos disponibles para la obtención de bienes y servicios.
  
Actualmente es imposible seguir subsidiando actividades que reporten pérdidas a la economía, por lo cual se trazan estrategias para no gastar más de lo necesario.
  
El camino es arduo con vistas a mantener el modelo social escogido hace medio siglo, pero la conciencia revolucionaria del pueblo y sus trabajadores se impondrá ante este nuevo reto.
  
Para la etapa es fundamental el rol que desempeñarán los sindicatos, como medio idóneo de persuación e información a los trabajadores acerca de la situación y cambios estructurales, no solo de la economía del país, sino también de las transformaciones conceptuales que se realizan.
  
El movimiento obrero debe estar bien preparado para que el proceso de disponibilidad laboral y de reducción de plantillas se realice con justicia, sin favoritismo ni paternalismo, siempre pensando en el más capaz y más idóneo, a partir del real desempeño del trabajador.
  
Por tal razón este proceso reclama el máximo de unidad de los trabajadores, en pos del  éxito esperado y de demostrar al mundo que Cuba no tiene por qué revertir  su sistema social.
 
La Revolución requiere hoy de nuevas decisiones para continuar perfeccionando su modelo económico y avanzar con mayor seguridad hacia el desarrollo del país. Por ese camino debe transitar el reordenamiento laboral y salarial. (Por William Fernández, AIN)