Los enemigos de Cuba se quedarán con las ganas

Los enemigos de Cuba se quedarán con las ganasLa Habana, 15 mar .- Los enemigos de Cuba se quedarán con las ganas, porque la juventud jamás depondrá las banderas del Socialismo, aseguró Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Por Ciudad de La Habana concluyeron este domingo las asambleas provinciales y todo el proceso orgánico del IX Congreso de la UJC, y la también miembro del Consejo de Estado declaró a la prensa que el debate ha reafirmado el compromiso de las nuevas generaciones con la Revolución.
  
Conocemos cada planteamiento desde las asambleas abiertas, el el 28 de octubre, en más de 38 mil colectivos de estudio y labor, ninguno ha caído en saco roto; pero hasta las más duras críticas apuntan a la necesidad de hacer más, de trabajar mejor, con plena conciencia de que ese futuro que es nuestro se forja ahora, enfatizó.
  
La convocatoria y la construcción, paso a paso, del Congreso, propusieron una mirada hacia adentro, a lo que como generación toca hacer a la juventud de hoy y a lo que como su vanguardia política corresponde a la UJC en la fábrica, el surco, el hospital, el aula, allí donde se decide el porvenir de la Patria, dijo.
  
Ejemplaridad, combatividad, disciplina, incondicionalidad, sacrificio: eso es lo que necesita la Revolución, lo que precisa el momento, lo que exige el pueblo de cada joven comunista, una actitud de vanguardia en el estudio, el trabajo, la defensa y en la vida, afirmó Álamo Dueñas.
  
El proceso ha estremecido a la militancia, nos ha llamado a todos a la reflexión y a la acción, porque no son tiempos de estar, sino de hacer, de actuar como la vanguardia que somos, y para eso el comité de base tiene, ante todo, que funcionar y funcionar bien, insistió la joven cienfueguera.
  
Militar es muchísimo más que reunirse y cotizar mes tras mes, hay que debatir sobre lo verdaderamente esencial en cada lugar, meterse en la pelea, fijarse tareas, exigir y evaluar resultados, porque la solución de gran parte de los problemas planteados depende del propio colectivo, precisó.
  
La Primera Secretaria del Comité Nacional de la UJC consideró una feliz idea haber concebido cada asamblea provincial como un mini Congreso, pues ha permitido, no ya a 800 delegados sino a miles de jóvenes opinar sobre los temas por analizar en las sesiones de trabajo, los días tres y cuatro de abril próximo.
  
Ha sido un buen proceso, rápido, pero bien pensado y en el cual se ha aprovechado cada espacio, y lo importante ahora es no dejar que el espíritu decaiga, porque debates como los de estos meses tienen que ser parte de la cotidianidad de nuestra organización a todos los niveles, añadió. (AIN)