Venezuela revisa relaciones con EE.UU. por espionaje en PDVSA

Caracas, 20 nov.- El Gobierno bolivariano continúa hoy el proceso de revisión de las relaciones con Estados Unidos, iniciado tras el descubrimiento del espionaje practicado por la nación norteña contra la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

La medida fue ordenada el miércoles al Ministerio de Relaciones Exteriores por el presidente Nicolás Maduro, durante un acto de las fuerzas de izquierda realizado en el oriental estado de Anzoátegui.

El mandatario aseveró que tomará las medidas necesarias para que el Gobierno estadounidense pida perdón al pueblo venezolano por el agravio.

Según explicó Maduro, Estados Unidos, sus agencias de inteligencia y su embajada en Caracas espiaron durante 10 años la vida de 10 mil trabajadores de PDVSA.

El mandatario citó como fuente un documento fechado en marzo de 2011, con la etiqueta "ultra secreto", proporcionado por el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, en inglés) Edward Snowden y obtenido por la multinacional TeleSur, la cual lo sacó a la luz.

De acuerdo con el Presidente, desde hace mucho tiempo el país del norte tiene la intención de sabotear la industria petrolera venezolana con el objetivo de liquidar a la Revolución bolivariana.

Ningún país tiene el derecho a espiar a otro ni a inmiscuirse en sus asuntos internos, enfatizó.

Según TeleSur, el documento de la NSA incluye a funcionarios de alto nivel, entre ellos a Rafael Ramírez, presidente de PDVSA entre 2004 y 2014 y representante actual de Venezuela ante las Naciones Unidas.

En repetidas oportunidades, Maduro y su Gobierno denunciaron la hostilidad norteamericana, incrementada en marzo de este año tras la firma por el presidente Barack Obama de un decreto en el cual se considera al país suramericano como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Tras el fuerte rechazo internacional a esa orden ejecutiva, Caracas y Washington tomaron la senda del diálogo, pero la parte venezolana afirma que, a pesar de ello, las agresiones continúan.