Venezolanos reafirman su confianza en la Revolución bolivariana

Caracas, 19 jul.- La masiva participación en el ensayo electoral constituyente de este domingo en Venezuela, y la consulta popular convocada por la ultraderecha opositora, demostró la voluntad -y necesidad- de los venezolanos en encontrar la paz mediante las urnas.

Por un lado, la significativa militancia chavista (oficialista) evidenció en el simulacro electoral, la esperanza renovada en la Revolución bolivariana, y confirmó la necesidad de blindar las reivindicaciones sociales conquistadas en estos 18 años de Gobierno popular, además de consolidar la paz y construir un mejor país.

A pesar de los ingentes esfuerzos que realizan determinados sectores opositores, reunidos en torno a la coalición derechista Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para invisibilizar a los seguidores del actual Gobierno venezolano, el ensayo electoral constituyente demostró que la Revolución bolivariana se sustenta sobre importantes sectores populares del pueblo venezolano.

Fuera de todo pronóstico, el ejercicio electoral para la Constituyente, de cara a las próximas elecciones del 30 de julio, fue calificado como éxito, después que tuvo que prolongarse el tiempo de los colegios habilitados, ante la avalancha de personas que demostraron su voluntad de adherirse al llamado hecho por el presidente Maduro el pasado 1ro de mayo.

Al cierre del simulacro, el jefe del Comando de Campaña Zamora 200, Héctor Rodríguez, agradeció a los participantes y calificó la jornada dominical como “una demostración de fuerza y coraje que rompió cualquier expectativa”.

“No esperábamos esa respuesta -subrayó Rodríguez-, primera vez que un simulacro se debe extender (…) y eso nos lleva a un gran compromiso”.

Por el otro, y a pesar de los evidentes visos de manipulación de las cifras, la oposición también demostró que es una fuerza política a tomar en cuenta en el futuro, y que no todos respaldan los llamados a la desobediencia civil y al caos desestabilizador aplicado en los últimos 100 días por los sectores más reaccionarios de la ultraderecha.

Respecto a esta consulta popular, realizada simultáneamente al ejercicio electoral constituyente, la presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), Tibisay Lucena, pidió no se generen falsas expectativas con la actividad organizada por la MUD.

“Eso es una actividad política como cualquier otra (…) es una actividad para sus militantes y lo importante es que es una actividad política que no tiene ninguna consecuencia jurídica en la ciudadanía”, señaló la víspera Lucena en rueda de prensa.

También se expresó uno de los líderes de la MUD, Henry Ramos Allup, dirigente del partido derechista Acción Democrática (Adeco), quien llamó a los partidos de oposición a mantener la sensatez, y calificó como respetuosa la actitud que mostró el presidente, Nicolás Maduro, en torno a la consulta interna de la oposición.

Ramos Allup reconoció además que la salida a la crisis no es una guerra civil, a pesar “que hay locos que buscan eso, porque locos hay en todos lados”.

Por su parte, el dirigente del partido Patria Para Todos, Rafael Uzcátegui, aseguró que la actividad opositora fue “una oferta engañosa”, y acusó a los líderes de la MUD de estar dando cifras diferentes de la participación en la consulta interna de la oposición.

“Quien me antecedió (Henry Ramos Allup) dijo que eran ocho millones de votantes y los voceros de la oposición dicen que fueron seis millones”, dijo Uzcátegui entrevistado en la televisora Globovisión.

También se expresó Luis Vicente León, director de Datanálisis, quien consideró que las cifras ofrecidas por la oposición son inciertas y crean expectativas falsas.

“La consulta fue espectacular, masiva y simbólica. El reto del liderazgo es responder la pregunta clave: ¿Y ahora qué? Eso definirá el futuro”, expresó León.

“Se vuelve a demostrar que los generadores de expectativas falsas sólo logran generar frustración en resultados que deben generar orgullo”, recalcó el analista. (PL) (Foto: TeleSUR)