Un barrio pobre en Chicago mira a Cuba para luchar contra la mortalidad infantil – Radio Santa Cruz

Un barrio pobre en Chicago mira a Cuba para luchar contra la mortalidad infantil

En los últimos meses, los profesionales médicos en el sur de Chicago han estado probando una nueva táctica para reducir la tasa de mortalidad infantil en la zona: encontrar mujeres en edad fértil y preguntarles sobre todo.

Realmente, todo.

“En los últimos 12 meses, ¿ha tenido algún problema con alguna plaga de insectos, roedores o moho?” La Dra. Kathy Tossas-Milligan, epidemióloga, le preguntó a Yolanda Flowers durante una visita reciente a su casa, en el vecindario Englewood de Chicago. “¿Alguna vez le han quitado o coronado dientes debido a una cavidad?”

Aunque parecen tener poco que ver con la maternidad, estas preguntas son tomadas del libro de jugadas de los nuevos mentores de Chicago: médicos del Ministerio de Salud Pública de Cuba. Mientras Tossas-Milligan administraba su encuesta, dos médicos cubanos se sentaron cerca, observando.

Cuba, un país pobre donde muchos de los autos en la carretera tienen medio siglo de existencia, puede parecer un modelo improbable para la atención médica en los Estados Unidos. Pero su tasa de mortalidad infantil, en 4.3 por 1,000, es más baja que la de los Estados Unidos 5.7 por cada 1,000, según los datos de 2015 de la Organización Mundial de la Salud. Y la tasa de Cuba es mucho mejor que la tasa de mortalidad infantil en algunas de las partes más pobres de los EE. UU. En el vecindario de Englewood, por ejemplo, 14.5 bebés por cada 1,000 no llegan a su primer cumpleaños. Esa es una tasa comparable a la guerra en Siria.

“Cuba no es un país rico”, dijo el doctor José Armando Arronte-Villamarín, uno de los médicos cubanos. “[Entonces] tenemos que desarrollar los recursos humanos, en el nivel de atención primaria de salud”.

Ahora los trabajadores de la salud de la Universidad de Illinois en Chicago están llevando a cabo encuestas al estilo cubano y visitas domiciliarias a Englewood.

“A veces las respuestas están en los lugares más inesperados”, dijo Tossas-Milligan. “A veces es difícil para nosotros enfrentar la realidad de que, por mucho que gastemos, de alguna manera no hemos tenido éxito en mantener vivos a nuestros bebés”. Las visitas domiciliarias surgieron de una asociación entre el Ministerio de Salud Pública de Cuba y el Centro Oncológico de la Universidad de Illinois. Tres médicos cubanos y una enfermera recorrieron Chicago de agosto a diciembre, uniéndose a sus contrapartes estadounidenses para visitar las casas de 50 mujeres en edad reproductiva en Englewood. A cambio de un estipendio de $50, las mujeres responden docenas de preguntas, sobre temas que van desde el estado de su hogar hasta su bienestar emocional. El proyecto está financiado por una subvención de $ 1 millón de dólares de la W.K. Kellogg Foundation, que también ha pagado a algunos trabajadores de la salud estadounidense para que visiten Cuba. En Chicago, los investigadores planean usar los datos que reúnan para clasificar a las mujeres en cuatro grupos de riesgo. Aquellos considerados de mayor riesgo serán recomendados para visitas domiciliarias adicionales.  La idea, dijo Tossas-Milligan, es abordar los problemas médicos de estas mujeres en una etapa temprana y en el hogar lo más posible, para evitar las costosas facturas del hospital. “Lo que esperamos descubrir son problemas en Englewood que realmente tienen un impacto en la salud, que no se están recogiendo”, dijo sobre aquello “que los médicos no pueden ver cuándo atienden a una mujer y le recetan su única píldora”. Una pregunta que el equipo ha estado haciendo a las mujeres, por ejemplo, es cuando vieron por última vez a un dentista. La enfermedad de las encías, aunque es poco probable que aparezca durante una visita al hospital de una futura madre, se ha relacionado con un nacimiento prematuro.

En su entrevista, Yolanda Flowers dijo que no había ido a un dentista “desde 1999 o 2000”, lo que atribuyó a la falta de seguro y al temor del dentista durante mucho tiempo. Y a los 47 años, Flowers ha tenido una historia obstétrica difícil: tres abortos involuntarios y un parto prematuro. Su bebé no sobrevivió. Flowers, que dijo que tenía un “seguro básico” o que había estado en Medicaid durante gran parte de su vida adulta, intentó por primera vez un embarazo planeado en 2003, con su prometido. Visitó a un médico que, recordó Flowers, sospechaba un quiste ovárico. Pero antes de ir más allá, el prometido de Flowers murió en un accidente. En 2009, trató de quedar embarazada de nuevo y visitó a un médico diferente para obtener ayuda. Ese médico, ofrecido bajo un plan de seguro de salud diferente, no estaba al tanto de su historial, dijo Flowers, “porque solo tienes una cantidad limitada de tiempo con los doctores, y había mucho que recordar”. Tossas-Milligan y Arronte-Villamarin dijeron que incluso si Flowers no intenta otro embarazo, simplemente tener esa información, y tenerla en un solo lugar, podría ayudarlos a evitar los problemas que enfrentan otras madres potenciales en el vecindario. A los trabajadores estadounidenses de la salud les gustaría ampliar este sistema para abordar otros problemas de salud clave en las zonas marginadas de la ciudad. Los expertos que han estudiado el sistema de salud cubano dicen que es una idea que vale la pena explorar, pero requeriría mucho más que solo visitas domiciliarias y encuestas de salud. “Cuando un médico o equipo [en Cuba] encuentra que hay problemas en el hogar (…) y piensan que tiene algún impacto en su embarazo, recibe ayuda”, dijo la doctora Mary Anne Mercer, profesora titular emérita de la Universidad de Washington. Mercer señaló que Cuba, a pesar de ser pobre, garantiza recursos para mujeres en riesgo. Por el contrario, el esfuerzo de Chicago puede identificar a las mujeres en Englewood que necesitan comida o diferentes viviendas, pero tendrían que encontrar una manera de satisfacer esas necesidades por sí mismas.

“Pensando en un entorno muy pobre, de bajos ingresos y en desventaja en los EEUU, no creo que tengamos esos recursos”, dijo Mercer. “Así que es agradable decir: “Sí, podríamos hacerlo, si estuviéramos dispuestos a gastar esos recursos”, pero no estoy convencido de que pudiéramos”.

“Podríamos”, corrigió Mercer. “No estoy convencido de que lo haríamos”.

(Cubadebate, tomado de The Washington Post)