[:es]Un balón detecta sin molestias el cáncer de esófago[:]

[:es]

Washington, 22 ene .-Científicos de la Universidad Case Western, de Estados Unidos, diseñaron durante un estudio informado que un globo ingerible que ofrece la posibilidad de detectar de forma no invasiva el riesgo de cáncer de esófago.

A partir de que la mayoría de las técnicas son muy invasivas, como la endoscopia, el equipo desarrolló una prueba ambulatoria fácil que se realiza en cinco minutos, y es más del 90 por ciento sensible, para detectar el esófago de Barrett (BE), precursor del carcinoma esofágico (EAC).

Por eso, diseñaron una pequeña cápsula, apenas un poco más larga que una aspirina, que contiene un globo y se conecta a un catéter para inflarla una vez que llega al estómago, señalaron en el trabajo divulgado en Science Translational Medicine.

En tal sentido, los pacientes simplemente tragan un globo del tamaño de una píldora vitamínica que limpia el esófago, y que, después de su extracción por la boca, se analiza para detectar anomalías en el ADN.

Los científicos, liderados por Helen Moinova, identificaron -durante la secuenciación de todo el genoma- dos genes, VIM y CCNA1, que cada uno se modifica químicamente por la metilación del ADN en BE.

Nuestro objetivo es la detección temprana, apuntó el académico Amitabh Chak, que dirigió un ensayo clínico en el que se analizaron 86 personas utilizando el dispositivo de balón esofágico tragable.

En el ensayo clínico, los pacientes toleraron bien la prueba con el balón, el 82 por ciento reportó poca o ninguna ansiedad, dolor o asfixia; el 93 afirmó que repetirían el procedimiento nuevamente, y el 95 dijo que recomendarían la prueba a otros, expresó Chak.

Nuestros hallazgos muestran que el muestreo del balón no endoscópico junto con pruebas moleculares de los biomarcadores VIM y CCNA1 metilado es eficaz para abordar la necesidad de una prueba de detección de BE simple, no invasiva, segura y precisa, concluyó Moinova.

[:]