Trabajadoras de institución cultural santacruceña dedicaron actividad a infantes

Santa Cruz del Sur, 6 ago.- La sala del hogar pareció de mayor dimensión cuando las estrepitosas risas de los pequeñuelos expresaron abiertas satisfacciones. Niñas y niños recibieron este viernes, como ya se ha hecho frecuente, la visita de dos trabajadoras de la biblioteca Mártires de Pino Tres, de esta localidad.

Odalis Pedroso González, técnica de la sala infantil y Arletis Guerra Alcalá, promotora cultural de la institución, sacaron de sus bolsos varios textos, para iniciar la actividad Florecita de mi Jardín.

Liselda Aróstegui Vega, la cuidadora a cargo de los infantes mientras los padres trabajan, comentó que los chiquillos la hacen muy feliz. “Ellos están en mi corazón. La visita de estas compañeras contribuye a su aprendizaje, además a que sientan amor desde ahora  por la lectura”.

Bajo un sol rosado, de la escritora pinareña Nersys  Felipe, fue la primera obra en aparecer delante de tantos ojitos curiosos. Arletis declamó pausada el poema Niña en la playa, con similar ritmo Odalis recitó Mamá tortuga.

Ambas les mostraron algunas  páginas de otros ejemplares en las que aparecen especies de la fauna marina, muchas de las cuales las reconocieron los más grandecitos.

Enmanuel Corso Fernández es sociable por naturaleza. Su traviesa mirada mostró la vivacidad que lo encarna. “Los animalitos hay que cuidarlos porque si no se mueren. Cuando vuelvan otra vez les hablaré del perrito que tengo. Es muy juguetón, pero no se orina en la camita que mi mamá le preparó”.

El cuento La cucarachita Martina narrado de forma dramatizada por la afectiva técnica en bibliotecología los mantuvo atentos. Después los párvulos invitaron a las visitantes y a Liselda a bailar con la música propia de su edad, que recrea a un colorido video.