Somos herederos del pensamiento de Fidel, asegura historiador cubano

La Habana, 24 nov.- Nunca como ahora fue tan necesario el pensamiento de Fidel Castro, afirmó en esta capital el presidente de la Academia de Historia de Cuba, Doctor Eduardo Torres Cuevas.

No se trata de un problema de circunstancias, expresó el Premio Nacional de Historia durante la conferencia que impartió en un evento sobre el líder histórico de la Revolución cubana, celebrado en el Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI).

Subrayó que estamos en una etapa que “quizás sea la más peligrosa que ha confrontado la humanidad” y si se analiza el pensamiento de Fidel se observa que previó muchos de los acuciantes problemas que enfrenta el mundo en la actualidad.

Advirtió que en esta época “ciertas corrientes que no son de pensamiento han ido predominando y me refiero al modo en que la postmodernidad y el neoliberalismo se han adueñado de los medios de difusión masiva”.

En ese sentido, destacó que para el líder cubano habrían sido combates “fundamentales la tendencia postmoderna de olvidar la historia”.

Para algunos “el mundo moderno no necesita del pasado, es vivir el presente sin tener en cuenta las raíces, las tradiciones, el pensamiento, las luchas de los pueblos”, apuntó el también director de la Biblioteca Nacional.

Consideró que borrar la memoria es dejar huérfana a la Historia y “que los pueblos no conozcan sus propias raíces”, enfatizó el también director de la Biblioteca Nacional en el Taller Pensamiento Estratégico de Fidel Castro Ruz: Relaciones Internacionales y Política Exterior.

Fidel fue el más formidable antidogmático de la historia contemporánea, al igual que Vladimir Ilich Lenin, afirmó.

¿Cómo se concibe una lucha contra un ejército, cómo se concibe una lucha contra el fatalismo geográfico, con los Estados Unidos al lado? y eso lo logró el líder cubano, apuntó Torres Cuevas.

Otro concepto clave en la estrategia de Fidel es la unidad; la simbiosis entre el pensamiento martiano y marxista leninista, porque fue un conocedor extraordinario de la obra del Héroe Nacional de Cuba.

Fidel no leyó un día a José Martí, conocía sus obras completas, es por eso que cuando “tocaba un tema la referencia martiana estaba ahí. Martí no era un adorno, no era parte de un discurso, era parte sustancial de la construcción interior del revolucionario cubano” aseguró Torres Cuevas.

Además, “el contenido humanista de la Revolución cubana, lo cual ha faltado en otros lugares, no es solo la construcción de una economía, sino que esa economía está en función del hombre”, dijo.

Indicó igualmente que parte esencial del pensamiento de Fidel fue su concepción de que Cuba tenía que ser un país de hombres de ciencia, y no estaba “pensando en títulos universitarios sino en la capacidad de un pueblo por su cultura y hacer transformaciones que solo desde la cultura y el conocimiento se pueden hacer”, añadió.

“Si hemos llegado a la construcción de una sociedad socialista, una sociedad que ha sabido resistir y dentro de esa resistencia construir es gracias a ese pensamiento de Fidel” puntualizó.

Consideró que nos hemos “acercado a su pensamiento, a veces lo reproducimos”, pero “debemos entender y estudiarlo en los más mínimos detalles”.

Sobre esto, en diálogo posterior con Prensa Latina, expresó su preocupación, porque “nos falta sistematizar ese pensamiento de Fidel”.

En cuanto al primer aniversario (el 25 de noviembre) del fallecimiento del líder histórico aseguró que “estamos sintiendo la ausencia de nuestro Comandante en lo que es físicamente, pero somos herederos extraordinarios del pensamiento estratégico que nos dejó”.

Hay un Fidel en el interior de mucha gente, no estoy hablando con respecto a políticos, sino a nivel popular. Mucho de lo bueno que ha hecho Cuba se debe a su conducción. “Lo extrañamos, siempre lo vamos a extrañar y al mismo tiempo tenemos la fuerza de sus ideas”, concluyó.

En el taller convocado por el CIPI se debatieron otros temas vinculados al pensamiento de Fidel con las relaciones internacionales y el enfoque Sur; el periodismo; la filatelia, y el carácter estratégico de la unidad en su ideario y obra, así como ponencias sobre la humanidad y la naturaleza, y algunos de sus aportes a la inconclusa lucha por la emancipación de nuestra América. (PL) (Foto: Archivo)