Sobresale Cuba en protección de la capa de ozono

La Habana, 18 dic.- El informe Levantamiento sobre el consumo de alternativas a las sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO) en Cuba es de gran importancia para preservar el escudo protector de la Tierra, destacó un especialista cubano.

Ese documento ofrece una visión de cómo se encuentra el país con las SAO, especialmente los hidrofluorocarburos (HFC), como el 134A, un gas que tenemos en los refrigeradores domésticos (Haier), dijo Armando Gómez, experto de la Oficina Técnica de Ozono (OTOZ) de la isla.

Asimismo, añadió, el inventario brinda información sobre las alternativas a las SAO, especialmente relacionadas con los HFC y los HFO (refrigerantes que contienen hidrógeno, flúor y carbono), y los pronósticos de los consumos por sectores y subsectores.

Gómez resaltó durante un encuentro con la prensa que fue de gran utilidad para el levantamiento el software realizado por la empresa Citmatel y OTOZ para la recogida de los datos.

El censo se realizó de conjunto con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo-Cuba, Agencia de Energía Nuclear y Tecnología de Avanza, Centro de Gestión de la Información y desarrollo de la Energía, Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, OTOZ y organismos colaboradores del proyecto.

En la actualidad, Cuba ejecuta un cronograma dirigido a la eliminación de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC).

Asimismo, está inmersa en el proceso para implementar la enmienda de Kigali del Protocolo de Montreal, suscrita en 2016, para eliminar los hidrofluorocarburos (HFC), usados en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, considerados muy nocivos para el clima.

Como resultados alentadores, la isla ya acabó con los clorofluoro carbonos (CFC), los alones, el metilo cloroformo, el tetracloruro de carbono y el bromuro de metilo en la fumigación de almacenes y en el cultivo del tabaco, café, plantas ornamentales, flores, tomate y otros.

Cuba es signataria del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono (1985) y del Protocolo de Montreal, relacionado con el control y paulatina eliminación de la producción y consumo de las SAO. (PL) (Foto: Archivo)