Producen en Guanahacabibes miel ecológica

Pinar del Río, 27 mar.- En correspondencia con su tradición apícola, la península de Guanahacabibes, produce miel ecológica, gracias a las buenas prácticas de manejo, además de una intensa preparación de los trabajadores de esa rama.

Bárbaro Prieto, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Apícola de Pinar del Río, explicó a la ACN que también tienen ese sello los derivados del alimento, entre los que descuellan la cera, propóleos, y la cría de abejas reinas.

Indicó que no solo fueron capacitados quienes están vinculados directamente al trabajo con la colmena y los diferentes pasos productivos, sino también se extiende el aprendizaje hasta el bosque, sus habitantes y a los hombres encargados de su cuidado y de la atención a las plantas melíferas, en pos de cumplir las exigencias establecidas.

En sentido general -señaló- este año se reporta recuperación, al incrementarse los volúmenes de miel y a pesar del ambiente seco, el mes cerrará con una 55 toneladas, contra 32 en igual etapa del calendario anterior cuando logró solo 32.

En cuanto a la sequía padecida en el territorio, resaltó que hasta el momento no reporta contratiempos de trascendencia en ese sector, aunque es tensa la situación y de prolongarse ya sería más preocupante.

Unas 100 toneladas de miel ecológica prevé completar la UBPC apícola Guanahacabibes en 2017 y sus producciones, ya certificadas, llevan el distintivo de la calidad e inocuidad.

Un equipo de inspectores estatales de la Oficina de Normalización Territorial corroboró en su visita al lugar el incremento de las cualidades del producto en ese extremo occidental que cuenta con 70 apiarios y una tecnología del primer mundo para la realización del procesamiento de los surtidos, según el sitio Tele Pinar.

Las abejas son muy laboriosas y especialmente las obreras viven unos 45 días en épocas de fuerte floración y únicamente en el epílogo de esas jornadas recogerá néctar, polen, agua y resinas para propóleos.

Para reunir un kilo de miel hacen falta dos mil 540 abejas volando 156 kilómetros cada una para tomar el néctar de igual forma en tres mil 900 flores, de acuerdo con páginas especializadas. (ACN)