Política de EE.UU. hacia Cuba es contraria al sentir de los pueblos

La Habana, 15 mar.-El canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que la estrategia de Estados Unidos el año pasado con respecto a Cuba contradice los deseos del pueblo norteamericano y del resto del mundo.

 

En su cuenta en la red social Twitter, el ministro cubano de Relaciones Exteriores reiteró que Washington basó su política exterior en mentiras y acciones e impuso medidas de retroceso y confrontación con la nación caribeña.

‘En 2018, el nuevo equipo reaccionario de política exterior en #EEUU impuso, con sus mentiras y acciones, nuevas medidas de retroceso y confrontación con #Cuba que no responden al sentir de pueblo estadounidense y de la comunidad internacional’, publicó en su cuenta @BrunoRguezP.

Más temprano, en conferencia de prensa, el director general para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández, denunció la persistencia de Washington en la escalada agresiva contra la isla.

Rechazó la insistencia del gobierno estadounidense de utilizar el término ataques para referirse a los alegados incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en La Habana, aun cuando la ciencia no respalda tales acusaciones.

No hay evidencia, teoría, ni resultado investigativo apegado a la ciencia que justifique el uso del término ataque que Washington continúa utilizando públicamente, aunque en encuentros oficiales reconoce que no existen evidencias, expresó Fernández.

Agregó que el tema ha sido objeto de manipulación política y como pretexto por parte de la Casa Blanca para tomar medidas contra las relaciones bilaterales como la reducción de su personal diplomático en la mayor de las Antillas, la expulsión injustificada del país norteño de diplomáticos cubanos, la emisión de una alerta de viaje y la suspensión de servicios consulares en La Habana.

El gobierno cubano brindó una atención prioritaria y urgente al asunto, y dispuso las medidas necesarias para esclarecer los hechos desde el 17 de febrero de 2017, cuando la embajada de Estados Unidos informó a la Cancillería que presuntos ataques provocaron afecciones auditivas y de otra índole a funcionarios de la sede diplomática en la isla, recordó.