Perú sin presidente y a la espera de su nuevo gobernante

Lima, 22 mar .-Perú tendrá hoy una jornada sin presidente de la República, a la espera de su nuevo gobernante, Martín Vizcarra, tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, quien podría quedar judicialmente impedido de salir del país.

 

En vista de que Vizcarra llegará mañana de Canadá, donde era embajador, la junta de portavoces de las bancadas del Congreso de la República encontró una fórmula para evitar formalmente el vacío en la presidencia.

Los legisladores postergaron la aceptación de la renuncia de Kuczynski, quien formalmente sigue en el cargo hasta el arribo de Vizcarra, el viernes de madrugada, lo que impide formalmente el vacío.

El Legislativo dedicará su sesión de hoy a debatir la carta de dimisión del renunciante de 79 años, documento que es objeto de señalamientos por carecer de autocrítica alguna.

Así lo resolvieron representantes de todas las bancadas parlamentarias que acordaron postergar para mañana viernes la juramentación de Vizcarra, sin alcanzar consenso sobre la aceptación de la renuncia.

En la reunión, las bancadas progresistas del Movimiento Nuevo Perú (MNP) y Frente Amplio (FA) plantearon rechazar la carta de dimisión de Kuczynski y destituirlo, por culpar de su situación a sus opositores y abstenerse de reconocer sus culpas y de pedir excusas.

Sin embargo, las bancadas conservadoras, que tienen mayoría, resolvieron aceptar la dimisión, rechazando los términos de la carta, aunque el tema será debatido hoy.

El sucesor rompió anoche el silencio que mantuvo a lo largo de la crisis y difundió un mensaje de Twitter en el que afirma que ‘estoy indignado por la situación actual, como la mayoría de los peruanos’.

‘Pero tengo la convicción que juntos demostraremos una vez más que podemos salir adelante. Por ello, regreso al Perú para ponerme a disposición del País, respetando lo que manda la Constitución’, dijo en tácita aceptación de la misión de reemplazar a Kuczynski.

El mandatario, entretanto, se mostró anoche exaltado y furioso, cuando un grupo de simpatizantes se congregó a alentarlo frente a su casa. ‘No nos vamos a dejar pisotear por unos delincuentes’, dijo gritando, sobre los legisladores que ayer lo obligaron a renunciar al advertirle que, de no hacerlo, será destituido.

El hombre de negocios y político perdió el cargo debido a indicios de corrupción por negocios indirectos, a través de empresas a las que estaba ligado, con empresas como la brasileña Odebrecht, que tenían o buscaban contratos con el Estado bajo el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2005).

La renuncia fue inevitable luego de la divulgación de videos furtivamente grabados, en los que tres congresistas aliados al gobierno, junto al abogado de Kuczynski, Alberto Borea, y un funcionario de bajo rango, ofrecen prebendas a un legislador de oposición para que no vote por la destitución del aún mandatario.

Fuentes del Ministerio Público informaron anoche que el Equipo Especial de fiscales a cargo del caso Odebrecht, pidió al Juzgado de Investigación Preparatoria Anticorrupción que prohíba que Kuczynski salga del país.

La medida fue solicitada para garantizar su presencia en el país durante las investigaciones por sus negocios con Odebrecht y otras empresas extranjeras y por favorecer indebidamente, junto a Toledo, a un consorcio transnacional, con un contrato de explotación y exportación de gas. (PL)