Participan santacruceños en limpieza de la ciudad de Camagüey

Santa María no quiere escuchar lamentos. Quejarse es propio de inútiles. Aspira a volver  a reflejarse en el “espejo desempolvado”, aún más linda. Retomará su perpetuo orgullo, asimismo quienes la habitan, la pasean y la elogian.

Santa María del Puerto del Príncipe exhorta a los esfuerzos de los súbditos al servicio del reinado. Ellos obedecen categóricos. Las tenacidades se agrupan ahora entorno al deber.

Las instituidas movilizaciones a las cuales se han integrado trabajadores, estudiantes, amas de casas, jubilados, las organizaciones de masas y políticas, retiran la mugre, los mustios árboles derrumbados, las miles de ramas en el suelo colmadas de  hojas muertas. Fue Irma, pernicioso huracán, el infractor. Sin embargo la unidad de tanta gente permite ver el positivo cambio.

Recogen corteses manos el saco de basura entregado por la anciana. Ana Pórtes Arias, vecina de la calle 13 de Marzo, todavía se siente con los nervios de “punta”. “El ciclón me quiso tumbar la puerta de la casa”.

La fea situación climatológica será historia para rato. La fémina lo sabe también. El ánimo le mejora al ver la muchedumbre limpiando las calles. “Hay mucho apoyo. Ojalá pudiera aportar cuanto deseo. La salud me lo impide”.

“Esto va a quedar más brilloso que la taza de oro de mi bisabuela”, aseveró al reportero Arturo Madrigal González, trabajador de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Cándido González Morales.

Sara Benavides Castellanos, directora de la escuela primaria Narciso Monreal, se refirió entusiasta al reinicio de la etapa lectiva. A los 111 niños del plantel, de primero a sexto grado, los enseñan 18 docentes.

“A pesar de tener maestros con afectaciones en las cubiertas de sus hogares, ninguno a dejado de impartir clases”, enfatizó la funcionaria. Añadió: “El Estado revolucionario les dará los materiales para subsanar esos daños. Ninguno quedará desamparado”.

En el distrito Ignacio Agramonte, de la Ciudad de Los Tinajones, exactamente en el Consejo Popular (CP) Agramonte-Simoni, se encuentran diez brigadas de esta localidad, integradas por 100 hombres de los sectores económicos, sociales y productivos, respaldados por 14 equipos mecanizados para el saneamiento ambiental de la mencionada área urbana.

Suda a chorros desmandados Leonardo Barroso Domínguez, miembro Político-Ideológico de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), aquí. “La juventud comunista santacruceña se encuentra haciendo lo que se requiere en la cabecera provincial a fin de desembarazarla de basuras y escombros. Nadie flaqueará. La victoria será de todos”.

Raymundo Varona Fernández, jubilado de Salud Pública, es elector de la agramontina circunscripción 51. Barría a mucha prisa las hojas secas. Aferrado al quehacer no parecía llevar en su cuerpo los 72 años festejados.

“No hay segundo que perder”, manifestó. “Cada minuto de avance equivale a cumplir con el llamado hecho por los máximos jefes del Partido Comunista de Cuba (PCC), el Gobierno y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) a nivel provincial”.

El Secretario General del Comité Distrital partidista en el “Ignacio Agramonte”, Alexei González Peláez, está al tanto, tramo a tramo, de los progresos de la higienización. A pesar del vasto quehacer acotó: “Marcha bien la faena colectiva”.

“Dos brigadas de la construcción, respaldadas por maquinaria pesadas y otra compuesta por hombres y mujeres de 25 entidades del distrito, habían iniciado el cometido.

 Ya se nos sumaron los movilizados de los municipios Najasa y Santa Cruz del Sur. Trajeron sus propios camiones, tractores…incrementándose la recogida diaria”, significó.

En las jornadas del jueves y viernes emprendidas por los briosos alistados de la comarca sureña, “asearon” de modo considerable los sitios que le han sido asignados del CP Agramonte-Simoni, extrayéndoles una cifra superior a los 600 metros cúbicos de desechos sólidos en más de 120 viajes  efectuados por camiones de volteo de distintos tipos hacia el anchuroso vertedero establecido para tal fin.